PuroMarketing

El gasto en nuevas tecnologías informáticas empieza a ralentizarse a pesar de que las empresas aún tienen un largo camino por delante en lo que a adopción digital se refiere, y a pesar de que las tecnologías de la nube y las herramientas analíticas para big data generan cada vez más interés.

Así lo revela una encuesta de Nomura Holding a CIOs que refleja la perspectiva de esta importante pieza de la estrategia empresarial. Y es que el Chief Information Officer es la persona encargada del desarrollo de las ideas sobre tecnologías y comunicación, y funciona como una especie de consultor ejecutivo del SEO.

Y según estos profesionales, el gasto no crecerá mucho este año: solo un 1,2%, frente al 3,1% de 2015, lo que supone una caída del 1,9%. Se espera, en todo caso, que los presupuestos TI vuelvan a subir un 2% en 2017. De todos los CIOs encuentados, el 18% manifestaron que el presupuesto en nuevas tecnologías había disminuido este año, un 24% lo mantuvo estable, y el resto lo aumentaron, aunque fuera mínimamente.

El informe también revela las áreas que impulsarán el gasto durante este año, y que responden a las principales prioridades de los profesionales. El 82% cita la seguridad como cuestión clave, y 6 de cada 10 también señalan la computación en nube y las herramientas analíticas para gestionar el big data. Por debajo quedaría el móvil, que solo citan un 46% de los encuestados.

En todo caso, muchos analistas señalan que hay que tomar estos resultados con cautela, ya que la seguridad cibernética fue un área en la que se invirtió muchísimo el pasado año, y eso podría haber provocado un pico en el gasto, que durante el 2016 se vería matizado. Hay quien dice que las empresas especializadas en dar servicios de ciberseguridad ya han comenzado a notar la recesión este año.

Respecto a las tecnologías de la nube, los CIOs estiman que el consumo de las mismas seguirá creciendo a un ritmo muy rápido, subiendo desde el 31% de 2014 hasta el 58% en 2018. Mientras tanto, los líderes TI predicen que el porcentaje de consumo de sus infraestructuras internas descenderá del 67% al 42% a medida que la adopción de la nube se acelera.

Adoptar las nuevas herramientas tecnológicas y analíticas es esencial para las empresas

Los resultados de esta encuesta se ven corroborados por otro estudio de Black Ink donde se señala que las dos principales prioridades de los directivos de marketing son impulsar la adopción de herramientas tecnológicas y analíticas. Aunque esto son solo los medios, evidentemente, para lograr los verdaderos objetivos: apostar por una aproximación de negocio centrada en el consumidor y conseguir hacer crecer la relevancia de marca.

Y para lograrlo, las empresas deben cambiar tanto las infraestructuras tecnológicas como sus capacidades omnicanal, para lograr dar el salto de una cultura centrada en ventas, a otra basada en el consumidor.

Sin embargo, por el momento, solo 1 de cada 3 compañías cuenta con la habilidad y experiencia necesaria para gestionar los datos de forma efectiva, a pesar de que son muchas más (el 60%) las que citan la analítica como esencial para conseguir triunfar en 2016. Con ese panorama, no es de extrañar que muchos quieran invertir en big data, pero las empresas no deben perder de vista que lo realmente importante no es contar con tecnologías de marketing que capturen muchísimos datos, sino contar con aquellas capaces de ofrecer los datos realmente pertinentes para los marketeros.