PuroMarketing

¿Cuánto valen tus datos personales? Los consumidores son cada vez más conscientes de que las empresas tienen un elevado interés en su información personal y que esta se ha convertido en una suerte de llave maestra en el mundo del marketing y de la publicidad. Dado que todos estos datos se han establecido como clave y dado que las empresas hacen lo que sea para lograrlos, para así conseguir ofrecer mensajes mucho más ajustados, los consumidores saben que su información personal se ha convertido en un activo económico.

Poner un valor específico a los datos no es algo exactamente nuevo. Ya en 2015, cuando empezaba a visualizarse por el público general el poder del big data, los analistas y los consumidores se preguntaban qué valor tenían los datos personales.

Los consumidores ponían entonces cantidades muy elevadas como precio por invadir su privacidad. Un estudio señalaba entonces que los consumidores estaban dispuestos a vender su privacidad por 694 euros, una cantidad muy elevada pero que iba en línea con la sensación que tenían los consumidores de que las marcas no eran capaces de proteger los datos que tenían sobre ellos. En España, en esa misma fecha, otro estudio señalaba que los consumidores ponían como valor a datos concretos, como podían ser el nombre completo y la fecha de nacimiento, unos 14 euros.

Unos cuentos años después, y cuando ya parece muy claro que las marcas ya lo saben todo sobre nosotros y que escapar a ellas es imposible, las cantidades ya eran mucho más bajas. Otro estudio apuntaba que los consumidores valoraban su privacidad en 150 dólares, 25 si era a Google a quien se la vendían.

Pero ¿cuánto están 'de verdad' dispuestas a pagar las empresas por esa cuestión? Si se analizan los últimos movimientos de algunos gigantes para los que los datos son muy importantes, se ve que más bien poco, menos incluso que esas valoraciones a la baja que los propios consumidores hacían sobre sus datos personales. Amazon lo valora por muy poco dinero. La privacidad sale a 10 dólares, unos 8,92 euros.

Un asistente para navegar

Por supuesto, esta valoración se hace de forma indirecta. Durante el Prime Day y en EEUU, Amazon ofreció un cupón a sus usuarios. Les daba un cupón de 10 dólares a cambio de que les dejasen trackear su navegación web (por toda la red y todo lo que hacían), lo que, como recuerdan en AdAge, les dará una visión de los hábitos de navegación sin precedentes.

Los consumidores tienen que instalar Amazon Assistant, una extensión para navegador. El asistente es, en esencia, una herramienta de comparación de precios, que permite cuando se está viendo una tienda online saber qué precio tienen esos productos en Amazon. Sin embargo, es también una llave para acumular datos (y datos muy valiosos). El asistente puede recopilar URLs, metadatos de las páginas e incluso porciones de contenido de los sites que los consumidores están visitando. Todos esos datos pueden ser empleados, como explican en el medio estadounidense, posteriormente para usos de marketing.

Como explica un especialista a AdAge, esto permite a Amazon tener una "visión holística" de la navegación web y también comprender de forma abrumadora qué hacen y qué interesa a sus consumidores. No se trata además de una manera de perfilar el comportamiento de los consumidores online, sino también de establecer qué compran y qué buscan en sus competidores. "Es información increíble para Amazon desde una perspectiva estratégica", explica.

Además, lo hará de forma poco intrusiva y muy barata, porque como señala otro experto al medio los consumidores en su mayoría se olvidarán del añadido y no lo apagarán, lo que dará un acceso recurrente a datos por un gasto único de 10 dólares cabeza.