PuroMarketing

Entre los datos que ahora desaparecerán se encuentra, por ejemplo, el de ser capaces de saber si se ha abierto un mail 

Apple ha puesto las cosas bastante difíciles a los anunciantes. La última actualización de su sistema operativo hace que las apps no puedan seguir a los usuarios a menos que estos den consentimiento expreso, algo que no está pasando y que limita de forma notable el acceso que los marketeros tienen a los datos.

El movimiento llega en un momento en el que las cosas en términos de privacidad ya están en una fase compleja, ya que el movimiento de Apple no es el único que se lanza en el mercado y las medidas de la compañía tampoco operan en un vacío.

La privacidad se está convirtiendo en un valor al alza, puesto que los consumidores están cada vez más preocupados por la cuestión y las compañías más deseosas de darles lo que piden. Apple es una de ellas y, para más que posible preocupación de los marketeros, solo ha empezado en lo que a privacidad se refiere. El último anuncio de la empresa deja claro que van a llevar las cosas todavía más lejos.

Apple acaba de tener su tradicional conferencia para desarrolladores. Es cuando suele presentar innovaciones y próximos movimientos. Este año ha presentado una serie de novedades en varias áreas, incluidas privacidad. Como señalan en The Wall Street Journal, el último cambio en privacidad se ha convertido en una pesadilla para los desarrolladores - y los marketeros, sumamos - y ahora se sumarán nuevas medidas.

Apple ha afianzado sus movimientos en privacidad y ha anunciado nuevos cambios. "La privacidad es más importante que nunca", ha asegurado Craig Federighi, el vicepresidente de ingeniería de software de Apple, en la sesión.

Lo que Apple hará ahora

¿Qué es exactamente lo que hará Apple? Todo llegará al final de este año y funcionará como un elemento extra de lo que ya ofrece. Apple va a ofrecer a los usuarios de su sistema operativo herramientas que les permitirán controlar cómo se usan sus datos en la red por terceros.

Con ello, los consumidores tendrán más oportunidades para controlar su información, pero también para limitar qué pueden hacer o saber los marketeros. Por ejemplo, una de las acciones que podrán hacer ahora es el de impedir que se sepa que se ha abierto un mail en la app de correo electrónico de Apple. Puede parecer una tontería, pero no lo es: con ello ya eliminan un dato clave en email marketing.

También ofrecerán a los usuarios premium de iCloud una solución que aumenta los límites de trackeo. Se llamará Private Relay e impedirá que se usen datos de direcciones IP y de uso web para hacer un seguimiento de los usuarios.

Un problema para la industria

Estos nuevos servicios se suman a los que ya había lanzado Apple en el pasado en términos de privacidad y se convierten en un duro golpe para la industria digital. Para los desarrolladores a los que estaba dirigida la sesión es un lastre.

Para marketeros y anunciantes también lo es. Como explica un analista al Journal, todas estas acciones "podrán limitar de forma severa cómo las compañías siguen y monetizan usuarios" pero serán posiblemente "bienvenidas por los usuarios", que están cada vez más preocupados por la privacidad.

Puede que Apple anunciase todo esto en su conferencia de desarrolladores, pero su objetivo final con estas medidas es el consumidor final. Por supuesto, Apple no hace todo esto por la bondad de su corazón, sino por lo que supondrá en su posición en el mercado. Lo más probable, además, es que a sus movimientos les sigan otros dentro del mercado.