PuroMarketing

Sin cartón no se pueden hacer cajas para enviar productos
La próxima víctima de la crisis mundial de stocks va a ser el cartón y eso supone grandes problemas para el packaging y el ecommerce

Una editorial especializada británica ha lanzado un tuit hablando de la escaseza de papel en Europa y cómo afecta ya a la edición para la campaña de Navidad: si se siguen a un par de editoriales o a unas cuantas personas vinculadas al mundo del libro, el tuit habrá aparecido de forma destacada en las últimas horas en el feed de Twitter. Según explican, todo el papel para imprimir está vendido en Europa y no llegará nada nuevo hasta el año que viene. En las respuestas, les dicen que ha sido uno de los temas que ha dominado en la feria literaria de Frankfurt.

Para la industria, este es un problema importante, porque la campaña de Navidad es un momento importante. El problema se lleva anunciando de una manera o de otra desde hace semanas, demostrando que las crisis de stocks pueden tocar a cualquiera. En septiembre, ya había librerías independientes estadounidenses recomendando a sus clientes que se hiciesen ya con los libros que querían para Navidad, bajo pena de no lograr llegar a ellos durante las semanas clave de compras.

Pero toda esta crisis del papel entronca con algo que va mucho más allá del libro: no solo el papel de imprimir libros - con unas características concretas y específicas - está en problemas, sino que también lo está el cartón. Eso puede hacer que los problemas para la campaña navideña no afecten solo a la industria del libro.

Pueden ser un lastre a la hora de crear el packaging de los productos - cualquier producto - y también un problema serio para el comercio electrónico. El ecommerce depende de forma notable del cartón, que es el embalaje en el que envía las compras realizadas.

La escalada del cartón

El mercado de EEUU, como ocurrió con la crisis del papel de libro, es el que está dando las señales de alarma. Estados Unidos se está quedando ya sin cartón, explican en Insider, lo que hace que enviar compras online se haya convertido en mucho más complicado.

El inventario de material para packaging se ha ido viendo reducido semana tras semana, por los cuellos de botella de la cadena de suministros global (estos días se han hecho virales algunos tuits sobre la situación en los puertos de EEUU).

La situación no es, sin embargo, nueva. Como recuerdan desde el medio estadounidense, Amazon ya estaba almacenando cartón extra en enero y en febrero los precios del cartón de embalar alcanzaron una cifra de máximos históricos. En julio, uno de los principales proveedores de cartón de ese mercado lanzó una alerta de que estaban en niveles "severamente bajos" de cartón.

Mientras todo esto pasaba, los consumidores estaban aumentando su consumo en el rebote post-pandemia. Esto hizo que la situación se complicase aún más. Las expectativas para cierre de año lo dificultan más todavía. Se avecina la campaña de Navidad, cuando se compra mucho, pero además este año se esperan picos de compras online.

No es solo un problema con el cartón

Por tanto, la industria tendrá que buscar alternativas que cubran lo que hasta ahora se hacía con cajas de cartón, pero también empezar a prepararse ante posibles fallos en otros materiales más allá del cartón.

La industria europea de los metales ya ha advertido que hay un inminente riesgo de parón en la producción porque no hay magnesio, que viene de China en un 95%. Esto podrá impactar en la producción de aluminio, hierro y acero, algo que va más allá del packaging pero que también afectará a esta industria. Solo hay que darse una vuelta por un supermercado buscando productos con papel aluminio en su envasado para verlo.

De hecho, además de los precios del cartón, también han subido los precios de materiales plásticos. "Creo que esta temporada de Navidad va a abrir los ojos a todo el mundo", ha pronosticado a la televisión estadounidense Andrew Hogenson, uno de los partners globales en Infosys Consulting.