PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

A estas alturas todos somos conscientes y hemos leído en más de un sitio web qué es un Community Manager, qué tareas debe desarrollar y cuáles son sus principales obligaciones.

Este profesional es alguien que debe tener una creatividad exacerbada y una cantidad de recursos, podemos decir que ilimitados, para actualizar los blogs que tenga a su cargo en calidad de blogger profesional sin caer en el tedio y en la repetición de los temas a tratar.

Por otro lado, también debe ser una fuente inagotable de imaginación para su propia empresa, puesto que, con más frecuencia de lo que nos gustaría, es del Community Manager de quien deben brotar las ideas para realizar campañas o acciones puntuales en las diferentes plataformas sociales, como Facebook, Twitter o LinkedIn.

Algo que mucha gente no tiene en consideración es que el trabajo mental, el trabajo creativo es el más difícil a desarrollar, muchísimo más complicado que el técnico, puesto que en este campo, lo técnico sigue unos cauces, unas normas y unas reglas, pero lo creativo es diferente, tenemos que buscar fórmulas que funcionen y que no estén muy explotadas por la competencia, y siempre hay que tener ideas.

Pero las Musas no siempre nos visitan.

En ocasiones, las ideas no brotan. Siempre hay un momento en el que no se nos ocurre qué escribir o de qué hablar. No se nos viene a la cabeza ninguna acción interesante a desarrollar. Pero tenemos que entregar ideas.

Y las ideas no están.

Cuando una empresa solicita los servicios de un Community Manager uno de los requisitos que piden es que sea proactivo, pero esta proactividad está mal entendida. No sólo piden que se anticipe a posibles situaciones que se puedan dar, sino, que sea imaginativo, que aporte algo nuevo y fresco al equipo.

Pero la imaginación tiene un límite porque es algo humano. Y, ¿qué pasa cuando la imaginación no nos funciona? ¿Qué pasa cuando nuestra principal herramienta no está disponible para nosotros?

En ese caso necesitamos un plan B, una alternativa. Como profesionales, debemos tener un modo de poder desarrollar ideas sin tenerlas, que en la mayoría de las ocasiones suele ser reciclar ideas anteriores y modificarlas de forma y manera que parezcan nuevas. En este caso, la reinvención es fundamental.

En marketing hay muchos ejemplos de esta técnica. No es nuevo que muchos creativos toman ideas y conceptos que se lanzaron hace veinte años para lavarles la cara, cambiarle los colores y relanzarlos como algo totalmente novedoso. Esto también funciona para el Community Manager.

Otra opción que podemos usar es la de surfear por la web en busca de nuevas ideas para darles un enfoque diferente y adaptarlas a nuestras necesidades, o tratar de buscar aspectos que nadie haya tratado sobre diferentes temas.

Lo cierto es que la imaginación y la creatividad es uno de nuestros principales activos, pero también el más delicado. La mente es caprichosa y a veces no quiere estar disponible.

¿Os ha pasado alguna vez? ¿Cómo lo habéis solucionado?

Social Media Consultant Community Manager,Content Manager y Blogger Profesional
ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo