PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Esta frase de Steve Jobs resume la actitud que debe tener un profesional de cualquier ámbito, máxime en el de los dospuntocero.

En el Social Media, sobre todo en lo que a los Community Managers se refiere, se valora muchísimo la capacidad de trabajo en cualquier situación, además de ser capaz de realizar diferentes tareas.

Uno de los obstáculos a los que estos profesionales se ven forzados a diario es el encontrarse bajo la supervisión de distintos departamentos, si pertenecemos a una empresa, y al criterio cambiante del cliente si somos autónomos, ya que, en la mayoría de ocasiones, ni unos ni otros tienen claro de qué es lo que quieren.

Es obvio que, cuando trabajamos, nosotros somos, podemos decir, el brazo ejecutor de una estrategia que otras personas han desarrollado y planteado, y, por supuesto, nuestra tarea es seguir las directrices del encargado de supervisarnos, pero, ¿hasta qué punto debemos supeditar nuestro criterio al de otros?

Una de los aspectos más requeridos en un Community Manager es el de tomar sus propias decisiones y ser altamente resolutivos e independientes, lo que choca diametralmente con la idea de estar absolutamente supeditados a la opinión y criterio de nuestros supervisores. Debemos escuchar y seguir las directrices, por supuesto que sí, pero, como dice el titular de este post, no debemos permitir que el ruido de las opiniones de otros callen nuestra voz interior, es decir, si pensamos que algo está bien hecho, debemos hacer valer nuestra opinión.

Nosotros somos profesionales conocedores de nuestra audiencia, y, al menos, debemos exponer nuestro punto de vista, no vale sólo con decir que sí a todo, aunque pensemos que está mal o que alguna acción no planteada podría dar mejor resultado que las acciones desarrolladas hasta el momento. Es posible y probable que la persona encargada de supervisar nuestro trabajo, el estratega, difiera de nuestra opinión y que sea capaz de darnos poderosas razones para no realizar lo que decimos, pero, estaremos diciendo que nuestra opinión está ahí y vale mucho.

No se trata de caer en el error de pensar que estamos en lo cierto, y que la opción que debe predominar por encima de las demás es la nuestra, eso sería soberbia, sino de aportar valor al equipo del que formemos parte. En un equipo todas las opiniones y las sugerencias no hacen más que enriquecer la acción que estemos desarrollando, y, pese a lo que muchas personas piensan, nosotros, como profesionales, siempre podemos aportar algo de valor, y tal vez, alguna sugerencia que puede encajar bien en el proyecto que tengamos entre manos.

Por lo tanto, debemos aportar tanto como podamos, debemos pensar que tal vez nosotros podamos proporcionar un punto de vista que no se había contemplado antes y que tal vez pueda funcionar.

Aporta, aporta y aporta.

Social Media Consultant Community Manager,Content Manager y Blogger Profesional
ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo