PuroMarketing

El engagement es el principal objetivo que persiguen las marcas en Social Media

El anglicismo se refiere al “Compromiso” y podemos entenderlo hoy en las redes sociales como esa fuerza invisible que mueve a los usuarios a interactuar con las marcas. Por este motivo, no solo hay que estar por estar en las redes sociales, sino hacerlo con el objetivo de crear una comunidad sólida y fidelizada entorno a nuestra marca para fomentar el “engagement”.

Evidentemente este no es un trabajo ni un reto sencillo. Potenciar el engagement dentro de nuestra comunidad o frente a nuestra audiencia, requiere de una especial dedicación y trabajo constante. Para ello, hemos de dirigirnos a nuestro público objetivo de forma abierta y transparente, participando en las conversaciones y discusiones que se generan cuando nuestra marca está presente, facilitando de esta forma el diálogo y la interacción.

Para ello, las redes sociales se han convertido en las mejores aliadas de las empresas y marcas. Facebook o Twitter figuran entre las redes sociales más destacadas para fomentar este engagement y amplificar los mensajes de las marcas.  De hecho, según un informe realizado por Buddy Media y Booz and Co., un 78% del “engagement” de una marca con sus usuarios viene dado por los retweets mientras que las respuestas a los usuarios como forma básica de comunicación tan sólo logran el 22% del engagement.

El engagement hoy en día funciona como una herramienta de venta, es el paso previo a la compra

Los comentarios de otros clientes son especialmente valiosos para generar una actitud positiva hacia el producto, son sin duda alguna una fuente de información más confiable que la aportada por la propia empresa, e incluso por los denominados prospectos. Esta confianza es inversamente proporcional a la intencionalidad del emisor.

Practicar una efectiva atención al cliente, tanto antes, como durante, y después de la compra se perfila como una aspecto crucial e indispensable. La actuación precompra por parte de la empresa, su modo de atender a aquellos usuarios que todavía no son clientes, el tipo de conversación que se pueda generar, puede ser un efectivo modo de acercamiento y potenciar el engagement.

2013 se perfila como el año del engagement y la preocupación por el consumidor

Todavía una gran parte de las empresas están centradas en métricas rudimentarias, que ofrecen datos superficiales, como el número de fans, pero no son capaces de averiguar cómo monetizar sus acciones en Social Media. Los esfuerzos realizados por parte del 66% de las compañías están dirigidos a aumentar el tamaño de la comunidad y generar nuevo contenido.

Sin embargo, esta tendencia está cambiando por completo, ahora "el cliente por fin importa". Ha dejado de ser un número para pasar a ser una persona, con sentimientos y capacidad para interactuar y valorar a la empresa. Los objetivos prioritarios por parte de las empresas se centran en lograr el engagement, es el principal caballo de batalla para el próximo 2013, así lo corrobora el 78% de los encuestados en un reciente estudio desarrollado por Awareness.

Marketing de contenidos para fomentar el engagement

Un reciente informe de eMarketer nos mostraba algunos de los factores determinantes para crear contenido de calidad y tener éxito, que se traducen en apostar por crear valor, recurrir al storytelling, elegir el canal de difusión adecuado y conseguir atraer tráfico. Lo principal es ponerse en la piel del cliente, escucharle y atender sus peticiones.

Uno de los tres motivos principales por los que los usuarios siguen a una marca es porque ésta les proporciona contenido interesante, las marcas ya han orientado su estrategia en pos de captar la atención de su cliente y fomentar el "engagement". 

Móviles: una oportunidad para lograr engagement emocional

El Smartphone es, cada vez con más frecuencia, el dispositivo que ayuda al consumidor para realizar sus compras cotidianas en el supermercado. El resultado, plasmado en el informe “Mobile in the Consumer Journey” de Microsoft Advertising, adelanta que, hasta ahora, las aplicaciones y promociones desarrolladas a través del móvil se dirigen tan solo a la parte racional del consumidor. Según el estudio, el móvil es un dispositivo emocional, y por ello, se está perdiendo una oportunidad única para lograr engagement en ese sentido.