PuroMarketing

El Social Media es un sector relativamente nuevo, pero que en realidad su actividad no es más que una adaptación natural del ejercicio de la información, trasladada al medio online. Por ello, su actividad implica la gestión de la comunicación y transmisión de información, bajo los principios de libertad de información, recogidos en el Art. 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU. 

Pero como suele decirse, el límite de los derechos de uno acaba donde comienzan los derechos del otro. Esta actividad está debidamente regulada en el caso del periodismo, y sin embargo, todavía existe un gran vacío para aquellos profesionales que ejercen su derecho a la información online, a través de blogs, foros o redes sociales.

A este respecto, surgen asociaciones como AERCO-PSM, la Asociación Española de Responsables de Comunidades OnLine y profesionales del Social Media, donde en sus estatutos recoge expresamente como uno de sus objetivos el "Inculcar entre el colectivo de profesionales de los medios sociales y responsables de comunidades online, determinados principios y valores como la ética y la responsabilidad social."

En este sentido, su actual presidenta Manuela Battaglini, se ha pronunciado en más de una ocasión en favor de la figura del Community Manager y su importante papel como "verdadero gestor de comunidades online". En sus declaraciones ha sabido destacar la importancia de esta figura en toda empresa, las cualidades que ha de tener, así como de la necesidad de una formación y de su compromiso con la marca a la que representa. Una postura que se sitúa en contra de la opinión generalizada de que se trata simplemente de una "profesión de moda", y frente al desconocimiento generalizado, especialmente por parte de las empresas sobre cuáles son sus funciones y cómo puede beneficiar a la marca.

Sin embargo, AERCO no es la única asociación del sector. Podemos encontrar otras como Aeprosome, Asociacion Española de Profesionales de Social Media, aunque no tan activa o representativa ni con tanta relevancia como AERCO. Sobre todo si tenemos en cuenta las múltiples quejas y denuncias que podemos encontrarnos sobre Aeprosome o algunas actividades relacionadas con la promoción de cursos formación.

¿Por qué es necesario contar con una asociación como AERCO?

  • Definir el ejercicio de la actividad y funciones propias. Se trata de un medio relativamente infravalorado, el hecho de estar en internet implica que "todo es gratis" y "todo vale"; así como que cualquiera puede dedicarse a esto. Sin embargo, las funciones de un profesional del Social Media van más allá de "estar en Facebook", o hablar de lo primero que se nos ocurra en foros y blogs.
  • Dignificar la profesión. Es una actividad profesional tan digna como otra cualquiera, con el gran aliciente de que tu trabajo puede traspasar fronteras, obteniendo una repercusión inimaginable. Lo cual supone un gran poder, (no olvidemos que la comunicación está considerada como el cuarto poder), que hay que saber ejercer.
  • Fomentar e impulsar las profesiones relacionadas con el Social Media. Existe un elevado grado de desconocimiento sobre estas profesiones; que, sin embargo, están cada vez más demandadas. Manuela Battaglini, Presidenta de AERCO-PSM, pronosticaba hace un año que en 2015 todas las empresas necesitarán tener su propio Community Manager. Es una necesidad tan básica como la que de un servicio de atención al cliente, no en vano, es el responsable de la gestión de la marca con los clientes, así como de la proyección de su imagen online en el exterior.
  • Regular su actividad, con la elaboración de códigos éticos. Como decíamos arriba, en este medio parece que "todo vale", por ello se hace necesaria una regulación de la profesión, al igual que para cualquier profesional de la comunicación. Esto implica un código de buenas prácticas y de defensa de la profesión. Manuela Battaglini critica el hecho de que muchos consideran que El Community Manager es una profesión de moda, que supone un filón para mejorar tu situación laboral, y esto se debe a que hay mucho vendehumos. No todo el mundo está hecho para dedicarse a esto.
  • Organismo autorregulador, con potestad para incoar malas prácticas. En el medio online las consecuencias de una mala acción pueden ser nefastas. Internet es el escenario ideal para el libertinaje y el descrédito al prójimo. Por esta razón, y una vez más con la intención de dignificar la profesión, es necesario contar con un punto de encuentro entre profesionales, un observatorio del Social Media, donde los damnificados puedan denunciar este tipo de agresiones y malas artes, con el objetivo de que los detractores sean sancionados.
  • Llevar a cabo acciones formativas, con el fin de desarrollar la profesionalidad. La ignorancia es un peligro, en manos de quien tiene poder. El desconocimiento puede llevar a cometer verdaderas aberraciones. Éste es el peligro, por ejemplo, de que poner a cualquiera al frente de las redes sociales de una empresa.
  • Actuar en colaboración con las administraciones públicas. Como una fuente de información, solución de problemas relacionados con el ejercicio de la actividad en materia de asesoría técnica.

Del mismo modo que un martillo no te convierte en carpintero, una cuenta en Facebook no te convierte en Community Manager. Es necesario tener una serie de aptitudes, conocimientos y cualidades que no solo están en los libros y, antetodo, demostrar una integridad profesional y comportamiento ético. El profesional del Social Media se forma día a día, en un proceso de evolución constante y superación, con el fin de adaptarse a las necesidades de un medio en permanente cambio. 

Si quieres ampliar más información puedes visitar la página de la Asociacion Española de Responsables de Comunidad y Profesionales Social Media AERCO o seguir su actividad a través de Twitter y Facebook.