PuroMarketing

Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager de @Ready4Social. Periodista...

El Community ha sido durante los últimos tiempos la profesión de moda; a la hora de reorientar su carrera y buscar una salida laboral, muchos optaron por comenzar a formarse en el área de la gestión de las redes sociales. Sin embargo, últimamente poco o nada oímos sobre esta figura, lo cual nos hace pensar ¿realmente era una profesión de futuro? ¿por qué ha dejado de generar expectación?

La importancia del Community Manager, como "persona encargada/responsable de sostener, acrecentar y, en cierta forma, defender las relaciones de la empresa con sus clientes en el ámbito digital, gracias al conocimiento de las necesidades y los planteamientos estratégicos de la organización y los intereses de los clientes... y que según la propia  Asociación de profesionales del community management y social media (Aerco) sigue siendo tanto o más necesaria que nunca. 

Pero ¿Por qué la figura del Community Manager ya no suena tanto como antes?

Muchos fueron los que ante la eclosión de los nuevos perfiles de profesionales del social media entre lso que figuraban el del Community manager fueron críticos al señalar que se trataba simplemente de una profesión de moda, pasajera con el riesgo de repetir la historia ocurrida en el pasado con los populares y conocidos webmasters.  Sin embargo, como la meigas, haberlas haylas, y aunque su figura se aparte de la esfera mediática  y no se hable tanto de ellos, sus funciones y su labor, continúan siendo igualmente indispensables.

Quizás la figura emergente del Community Manager independiente haya evolucionado hacia la de soluciones integrarles de consultoras y empresas especializadas en la gestión de perfiles sociales. De esta forma, muchas empresas externalizan tales servicios,  y el community manager pasa a integrarse en equipos multidisciplinares, pero donde sigue jugando un papel siempre importante.

Su labor, una prioridad para las empresas presentes en las redes sociales

Las redes sociales continúan siendo una potente herramienta de marketing, que requieren de profesionales que conozcan a fondo sus entresijos y sean capaces de sacar todo el partido en beneficio de la empresa. De otro lado, constituyen un canal de comunicación bidireccional, que utilizan principalmente los clientes para acercarse a las empresas, con el fin de poder hablar con ellos de tú a tú. Sin olvidar de su efectividad como servicio de atención al cliente. Ante esta realidad, la figura del Community Manager es tanto o más importante que nunca, dado que cada día las empresas son más conscientes de la necesidad de contar con una presencia efectiva en los Social Media, y de mostrar su parte más cercana de cara al consumidor.

Sin embargo, al mencionar este nombre no podemos evitar que a nuestra mente acuda también una serie de connotaciones negativas, de sucesos y nombres de dudosa reputación, que hacen cuestionar su efectividad y el saber hacer que la profesión implica. 

Éste es el caso de aquellos pseudo Community Managers que, pese a la falta de conocimientos y capacidades, han sabido detectar la oportunidad que supone la gran demanda en el mercado, y se han lanzado a intentar ocupar un puesto laboral en este sector. Una vez en él, se han topado de bruces con su propia ineptitud, y han tenido que abandonar, dejando manchada a su paso la reputación de los auténticos profesionales, y mermando la confianza en el sector de la marca que tuvo a bien contratarles.

También nos encontramos con empresas que no aprecian el valor de esta profesión y dejan la reputación online de su empresa en manos de becarios, empleados de otros departamentos, sin formación ni experiencia, o incluso del socorrido "primo", quien "entiende mucho de esas cosas". El resultado de sus acciones suele ser similar al caso explicado varias líneas arriba, con el consecuente descrédito del empresario en esto de las redes sociales.

Si a esto unimos a la oferta formativa de baja calidad que, aprovechando el viento a favor para lanzar cursos gratuitos, o a lo sumo de bajo coste, consiguen lanzar al mercado laboral a profesionales low cost; continuamos empeorando el ya negro futuro de esta actividad.

Todas estas circunstancias influyen irremediablemente en el desprestigio de la profesión, contribuyendo a que se evite hablar abiertamente de ella, aunque en realidad sigue siendo tanto o más necesaria que nunca. Afortunadamente existen tanto profesionales altamente cualificados, como una oferta formativa de primer nivel, además de asociaciones que velan por la defensa y cuidado de la figura del Community Manager, con el fin de que se reconozca el valor de esta profesión y siga tan en vigencia o más que el primer día.

Mientras existan los Social Media, será necesario que exista la figura del Community Manager para gestionarlos. Sí que es posible que sus capacidades evolucionen, dado que estamos ante un sector que cambia día a día, pero sabrá adaptarse y reinventarse con él.

Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager de @Ready4Social. Periodista...