PuroMarketing

El término "Chef", es quel atribuido al cocinero profesional, o la persona responsable de organizar y gestionar un equipo de diferentes profesionales que desarrollan el trabajo dentro de una cocina, generalmente en establecimientos como restaurantes, hoteles y todo tipo de comedores. La gastronomía por supuesto es mucho más que diferentes tipos de comida sobre un simple plato. Es cultura, es experiencia, es conocimiento y también un arte en muchos sentidos.  

Dicho esto, muchos se preguntarán cuál es la relación existente entre este tipo de profesionales y aquellos dedicados al social media y de cómo en su labor diaria podemos encontrar grandes similitudes. 

Un Chef debe ser un experto en cocina y conocer con propiedad todo lo relacionado sobre los productos gastronómicos, su elaboración, nutrición, enología, y un largo etc.  Pero sobre todo, debe ser capaz de liderar el equipo de personas bajo sus órdenes y mantener siempre un control para brindar un mejor servicio y de calidad para los comensales. 

En social media, podemos encontrar diferentes perfiles profesionales como el del community manager, el content manager o el content curator. Pero quizás son las figuras del Social media manager o el propio Chief Digital Officer (CDO), las que más se aproximan realmente a la figura del Chef de cocina. Para ser concretos, el Social Media Manager es la persona encargada de plantear la estrategia, mientras que la figura del Chief Digital Officer  corresponde a la de un perfil superior y más ejecutivo. La cuestión es encontrar las similitudes y destacar la importancia de los diferentes roles profesionales dentro de un mismo equipo.

Esto último es sin duda realmente importante. La labor de un equipo de cocina y la elaboración de sus diferentes platos no siempre recae sobre una misma persona. Es más, casi siempre son tareas delegadas y repartidas entre los diferentes componentes del equipo. Pero encendamos el fuego....

El Social media se ha posicionado prácticamente como una actividad obligada dentro de las estrategias de todo tipo de negocios, y como no, dentro de las diferentes acciones que pueden llegar a desarrollarse. Entre ellas, el marketing de contenidos o el tan de moda Brand Content adquieren cada vez una mayor importancia.

Volver a repetir que el contenido sigue siendo "el Rey" y su contexto "la Reina" puede sonarnos casi a tópico. Por supuesto que la frecuencia y su promoción, pueden ser considerados igual de relevantes, pero para lograr el mejor sabor de nuestra secreta receta, es importante que tanto la cantidad, como la calidad y su relevancia formen parte de sus ingredientes.

Llegado la hora de ponernos a cocinar, es importante conocer los gustos y preferencias de nuestros comensales. Seguidores y fans incondicionales permanecen inquietos e impacientes sobre la mesa esperando deleitarse de sabores. El chef y su equipo de cocina, están ya dispuestos a preparar los mejores platos y manjares para ser degustados. Es hora de elaborar nuestro mejor contenido para ser compartido.

Recuerden, buenos platos sin olvidar nunca la calidad, pues de forma básica, ésta engloba todo el conjunto de propiedades inherentes a un objeto o producto que le confieren capacidad para satisfacer necesidades implícitas o explícitas. 

Generar contenidos atendiendo a estos  principios sin duda puede convertirse en el mayor reto para cualquier tipo de negocio, marca o empresa que pretenda llegar a su target o alcanzar la mayor repercusión e impacto posible con aquella información que genera. Los medios y redes sociales, son excelentes herramientas y canales que pueden ayudarnos a promover y promocionar nuestros contenidos, pero que este se convierta en nuestro principal objetivo no implica que debamos realizar un bombardeo continuo de información que finalmente, al carecer de tales principios se terminen diluyendo, pasando a la historia sin pena ni gloria.  Y es que la información, como la comida, necesita de un tiempo prudente para ser bien digerida, ya que la comida basura o mal elaborada en ocasiones puede generar serias indigestiones.

Para entenderlo de una forma más visual en nuestra mente, veámoslos desde el punto de vista de este gran chef de cocina que nos sirve pequeños platos para degustar. Las pequeñas tomas nos deleitan el paladar. Disfrutamos los colores, la presentación, los sabores. De forma pausada podemos digerir y asimilar cada uno de los platos especialmente cocinados sin que ninguno tenga que ser rechazado o pasado por alto debido a nuestro "empacho de información". ¿De qué valer cocinar demasiado para que los platos queden siempre medio llenos encima de la mesa? Pues imagínese si encima la comida fuera de mala calidad ¿Por qué los demás estarían dispuestos a degustarla?

Apliquemos todo ello a nuestra estrategia de marketing de contenidos. Pensemos que existen millones de usuarios y potenciales clientes que están consumiendo información y la comparten. ¿Cuáles son sus platos -temas- preferidos? ¿Con qué podemos sorprenderles? ¿Qué puede abrir su apetito o llamar su atención? ¿Cómo lograr sus críticas y opiniones positivas? ¿10 Vinos de cartón o un Rioja reserva del 94?

Si pretendemos que nuestra estrategia de social media y marketing de contenidos triunfe, no es necesario pensar que generando más información alcanzaremos mejores resultados u objetivos. Los usuarios no quieren más contenidos, demandan más calidad e Información relevante. Pero además, no solo basta con ponerse a cocinar. Es necesario conocer cuáles de nuestros platos y especialidades son más valorados por nuestros comensales. Mejorar nuestro servicio, nuestro trato y nuestra atención para que "el boca a boca" y la tendencia a compartir, hagan de nuestro trabajo, un esfuerzo que realmente merezca la pena y sea valorado y reconocido, además de ayudarnos a alcanzar nuestras metas y objetivos.

Como colofón final a nuestro artículo, le proponemos conocer el trabajo del popular "Chef Ramsay" en su programa televisivo "Kitchen Nightmares" o "Pesadilla en la cocina". Seguro que a partir de ahora, encuentra usted muchas más similitudes y claves para, no solo convertirse en un auténtico chef de referencia del social media y el marketing de contenidos, sino para impulsar su negocio de forma estratégica y trabajando de forma organizada en equipo.