PuroMarketing

En los tiempos que corren, aquello de seguir creyendo en la existencia de auténticos dragones, es más bien propio de las mentes que se dejan llevar por la fantasía de autores como J. R. R. Tolkien. Sin embargo, en el marketing online y el Social Media siguen manteniéndose vivos muchos mitos y leyendas.

En muchas ocasiones, el desconocimiento, los rumores o la percepción equivocada de muchos aspectos relacionados con los social media, hacen que este tipo de falsas creencias terminen por convertirse en auténticos mitos que poco o nada tienen que ver con la realidadY cierto es, no existen aquellos dragones que tantas veces aparecieron en la gran pantalla, o al menos no existen evidencias reales de que alguna vez existieron. De igual forma, en el social media existen otros tantos mitos que merece la pena conocer para revelar la verdad escondida tras aquellas creencias que se han convertido en auténticas leyendas de lo que podríamos denominar la tierra media 2.0.

  • Las redes sociales son gratis. En cierto modo sí, pero su gestión ya no tanto. Efectivamente, puede registrar tu perfil en cuantas redes sociales quieras, pero si realmente quieres obtener algún resultado positivo tendrás que invertir recursos, lo que implica tiempo y dinero.
  • Abre una cuenta en Facebook, y los seguidores irán como moscas a la miel. Estar en las redes sociales no es garantía de éxito, ni los usuarios aparecen por arte de magia. Más bien todo lo contrario, si no mantienes actualizadas tus redes sociales y desarrollas una estrategia efectiva, tu perfil parecerá un desierto inhóspito.
  • Tener muchos seguidores es sinónimo de éxito. Tampoco tiene por qué ser así. Lo importante es contar con un grupo de seguidores activos, que den vida a la comunidad, participando activamente con sus comentarios y sugerencias. Esto será lo realmente atraiga a nuevos usuarios y fidelice a tu audiencia.
  • Los influencers se compran. Podrás pagar una mención positiva puntual, pero no un compromiso fiel con la marca. Ten en cuenta que, igual que tú, puede pagar tu competencia, ¿de qué te serviría entonces? Lo importante es que identifiques a los usuarios más activos en las redes sociales y les des motivos para que se sientan comprometidos con tu marca. Solo así te refenciarán de un modo sincero y efectivo.
  • Los Social Media son una moda pasajera. Probablemente, pero lo que sí va a perdurar es la necesidad de comunicarse e interactuar por parte de los usuarios. Puede que de aquí a un tiempo Facebook caiga en desuso, o que nos cansemos de Twitter, pero en ese caso surgirán otras vías para establecer este díalogo 2.0, para comprartir y establecer relaciones vía online.
  • Las redes sociales son cosa de jóvenes. Va a ser que no. La media de edad de los usuarios va creciendo. El último informe del Global Web Index destacaba la importancia de las redes sociales para los mayores de 45 años en los últimos 3 meses. Pew Research indica que existen 39 millones de usuarios con más de 65 años en las redes sociales; ya en 2010 All Assisted Living Homes, recogía que el 11% de los usuarios de Facebook pertenecían a esta edad dorada.
  • Cuanto más mejor. Aquí, cantidad no es sinónimo de calidad. Ni en cuanto a volumen de publicaciones, ni en número de usuarios. Lo importante es contar con seguidores activos, que interactúen en las redes sociales, y aportar contenido de calidad, con una frecuencia moderada, en función de las necesidades de los usuarios.
  • Hay que estar en todas las redes sociales. Lo importante es desarrollar una presencia online únicamente en aquellas plataformas donde esté nuestro público objetivo, priorizando en función de nuestra estrategia y los recursos disponibles. No sirve de nada tener presencia en 5 redes sociales si solo tienes capacidad para gestionar 2. Recuerda, quien mucho, abarca, poco aprieta. 
  • Un mismo contenido es directamente replicable a todos los medios. Tampoco es cierto, cada red social tiene su propio público, su propio lenguaje, sus propias normas, y conviene respetarlas. 
  • En Social Media el ROI no existe. Sí existe, y es posible medirlo, pero no es fácil. De hecho es el principal desafío al que se enfrentan los marketers, todavía gran parte de los profesionales del sector tienen problemas a la hora de evaluar el resultado de sus acciones en este medio. Para ello, es necesario, en primera instancia, definir las KPI's, y posteriormente registrar toda la actividad generada, ayudándote para ello tanto de herramientas como de un exhaustivo análisis.
  • Las redes sociales no sirven para vender, por tanto son una pérdida de tiempo. Ciertamente, las redes sociales no son un canal de ventas, pero sí contribuyen a algo especialmente necesario: fidelizar a los clientes. Es hasta 6 veces más costoso conseguir un cliente nuevo que retenerlo, ¿por qué no utilizarlas para mejorar el grado de satisfacción de los clientes, y aumentar con ello la cuenta de resultados?
  • Las redes sociales no requieren de mucho esfuerzo, casi se gestionan solas, o hay herramientas que lo hacen de forma automática. Nada más lejos de la realidad; las redes sociales requieren de mucho tiempo y dedicación. Conviene seguir de cerca la actividad que en ellas se desarrolla y participar activamente en la conversación, generando engagement y aportando valor.
  • Gracias al marketing online puedes hacerte rico sin trabajar. El medio online no es la panacea, ni existe una fórmula mágica para hacer dinero. Sí es verdad que ofrece oportunidades imposibles de alcanzar de otro modo, pero ello no implica que, como en cualquier otro ámbito haya que trabajar, diseñar una estrategia e invertir tiempo y dinero en ella.

Definitivamente, no te puedes creer todo lo que lees, ni tampoco desconfiar de la efectividad de los Social Media. Por tanto, conviene que te rodees de buenos profesionales y que contrastes toda la información que llegue a tus manos. ¿Qué otros mitos y leyendas conoces sobre este mundo?