Contenido para usuarios

Este contenido sólo es accesible para los usuarios de nuestro sitio web, que nos ayudan a hacer de este medio un proyecto más independiente y más social. Puedes acceder registrándote de forma gratuita y además, recibirás artículos completos y exclusivos

Acceder Conectar con Facebook
PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Seguro que has leído mil y un artículos donde te indican qué tienes que hacer en las redes sociales, cuándo publicar o cómo configurar adecuadamente tus perfiles sociales. En cambio, poca gente te cuenta qué es lo que no debes hacer, bajo ningún concepto, cuando gestionas la presencia online de una marca. 

Se trata de errores tan evidentes como fáciles de evitar. Todo depende del uso del sentido común, y de que seas realmente consciente de que estás representando a una marca. No hablas por tu propia voz, expresando tu opinión personal y valoraciones, sino que siempre has de tener en cuenta el importante papel que desempeñas, transmitiendo el sentir y la filosofía corporativa de la marca. 

El principal error que cometen muchas marcas es el de no escuchar de una forma efectiva a sus usuarios. Las redes sociales son un lugar para la conversación, donde continuamente se produce el diálogo e intercambio de impresiones e información. Por tanto, conviene que despliegues tus antenas y escuches activamente todo lo que sucede a tu alrededor. De este modo, podrás conocer más de cerca a tu público objetivo, identificar sus intereses y, todavía más importante, demostrar que estás ahí cuando te necesiten.

La universalidad puede herir sensibilidades. Cuando emites un mensaje, te diriges a un amplio público, un conjunto de personas de muy variada índole, con su propio modo de pensar. Es importante tener en cuenta esto, y cuidar muy bien el tono de tu mensaje, la temática y la idea que transmites. 

No le compliques la vida a tus seguidores. A los usuarios les encantan las promociones y concursos, pero ello no implica que tengan que pasar las de Caín para optar a un premio. Ponle las cosas sencillas, puedes conseguir interacciones y repercusión social sin que a tus seguidores les cueste sangre, sudor y lágrimas. Si la respuesta es sencilla por parte de los participantes, conseguirás mayor respuesta y viralidad para tu campaña.

No cuentas con recursos suficientes para desarrollar una estrategia efectiva. La gestión de la presencia online requiere de inversión, tanto en tiempo como en dinero y recursos humanos. No es posible obtener resultados positivos si no cuentas con profesionales del sector, dedicados exclusivamente a este área.

Las redes sociales no son gratis, ni conseguirás resultados de un día para otro. Se trata de una carrera de fondo; un trayecto largo donde debes invertir tiempo y esfuerzo, así como grandes dosis de paciencia. Su efectividad dependerá de la apuesta que hagas por estos medios, y una gran vocación de servicio al cliente.

Tus acciones se reducen única y exclusivamente al ámbito 2.0. Las redes sociales son una gran herramienta de comunicación, pero no tienen por qué trabajar en solitario; de hecho es contraproducente. Tu estrategia de Social Media ha de formar parte del plan de marketing de la empresa. Toda la organización ha de conocer las acciones que se llevan a cabo y trabajar  de forma conjunta para mejorar la efectividad de la campaña.

No tienes capacidad de reacción. En las redes sociales la actividad se desarrolla a un ritmo frenético, lo que implica que debes permanecer alerta. En cualquier momento puede surgir la oportunidad de impactar con tu mensaje, y has de estar atento. Una acción a tiempo, en el momento más oportuno puede disparar la notoriedad de tu marca. Practica el newsjacking y prepárate para tu minuto de gloria.

Piensa dos veces antes de publicar. Ten presente que lo que en un arranque de creatividad puede sonar muy atractivo, si no lo meditas puede convertirse en un notorio fracaso. Cuidado con hacer mención a las desgracias ajenas, tratar temas especialmente sensibles y delicados, así como las palabras de mal gusto. Conviene siempre ponerse en la piel de quien lo va a leer, antes de hacer clic y lanzar al mundo cualquier barbaridad.

Las redes sociales no sirven para vender, pero contribuyen a ello. Es cierto que hasta ahora ninguna empresa centra su volumen de facturación en los pedidos que le llegan de Facebook, pero ello no significa que debas desechar el potencial de las redes sociales para convertir a tus seguidores en clientes. Son el canal ideal para acercarte a ellos, llamar su atención sobre tus productos y ganarte su confianza ¿a qué esperas?

No subestimes el poder de las redes sociales. Una mala experiencia del cliente, transmitida a través de las redes sociales puede dañar seriamente la reputación de tu marca. Por ello, vigila de cerca la actividad relacionada con tu empresa y productos, y atiende debidamente a tus clientes a través de los canales 2.0.

¿Conoces algún ejemplo de estas malas prácticas? ¿Qué otros grandes errores puedes incluir?

Fundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo