PuroMarketing

La indignación es la emoción que más rapidamente se propaga en redes sociales

Cuando los aldeanos de Frankestein o de cualquier otra película de monstruos encendían sus antorchas y se reunían rápidamente en la plaza del pueblo, no solía ser una expresión espontánea de alegría. Generalmente era el enfado lo que movilizaba a las masas.

En Internet parece ocurrir los mismo. El instinto así nos lo indica y a poco que monitoricemos Twitter, Facebook o algunos foros llegaríamos a esa conclusión: el enfado es la emoción más viral de Internet. Lo hemos comprobado en reiteradas ocasiones con anuncios políticos que causan indignación y en unos pocos minutos se convierten en Trending Topic y acumulan miles y miles de tuits y retuits.

Investigadores de la Beihang University de China han elaborado un estudio sobre la influencia de los contactos en redes sociales que corrobora estas impresiones. El resultado ha sido que los amigos y seguidores son más propensos a hacerse eco de sentimientos de quejas y enfados, que de mensajes tristes e incluso alegres.

Los datos del estudio son de Weibo, la versión china de Twitter, que tiene más de 500 millones de usuarios y en la que se publican nada menos que 100 millones de mensajes todos los días.

Durante seis meses de 2010, los investigadores recogieron 70 millones de tuits de 200.000 perfiles para analizarlos. Pusieron el foco en aquellos usuarios que interactuaban con otros al menos 30 veces durante el estudio y con ellos configuraron una web interconectada de usuarios. 

Los tweets fueron clasificados en cuatro emociones: alegría, tristeza, asco y enfado. Tanto la tristeza como el asco no parecían afectar a la red de contactos de los usuarios, esos tuits no despertaban interés suficiente para ser compartidos.

Los investigadores comprobaron, sin embargo, que la alegría es una emoción más contagiosa, de la que todo el mundo parece querer participar. Los mensajes positivos y que transmiten buena energía son más influyentes que las dos categorías anteriores y tienden a ser compartidos con facilidad entre los contactos más cercanos.

Pero todavía más que la felicidad y la alegría, el enfado y la indignación  calan más rápidamente entre los contactos de primer nivel y continúan más allá expandiéndose por las redes sociales. En el caso de China, los conflictos internacionales y los problemas sociales internos del país son los dos temas en torno a los que giran los mensajes que se propagan ampliamente a través de las redes.