PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Es la pregunta que se ha formulado en la última encuesta que UM ha realizado a usuarios de redes sociales en Estados Unidos de entre 16 y 54 años.  El 47% de ellos ha dicho estar de acuerdo con esa afirmación en mayor o menor grado. Sólo un 18,6% se mostraba en desacuerdo.

Los resultados de la encuesta invitan a reflexionar seriamente sobre la actuación que están teniendo las marcas en las redes sociales. No sólo para comprobar si están sabiendo diferenciarse del resto en su actividad social sino también para averiguar si realmente han logrado captar la esencia de las redes sociales y están trabajando por construir con sus usuarios una verdadera comunidad online entorno a sus siglas.

En este sentido, hace unos meses, ya un estudio de YouGov revelaba que existía una masa crítica de personas en Reino Unido que había dejado de usar las redes sociales porque ya habían tenido suficientes campañas de promoción. Ciertamente, invita a la reflexión.

Pero no todo el panorama se dibuja cuesta arriba. Aunque es cierto que la encuesta de UM revela cierto hastío entre los consumidores, paradójicamente se valora positivamente a las empresas que han iniciado ese camino. En una pregunta aparte, se les pedía a los encuestados que indicaran si tenían una visión más positiva de las marcas cuando éstas tenían abiertas una cuenta en redes sociales . El 34% dijo que sí, frente al 26% que no estaba de acuerdo con tal afirmación.

Y hay ciertas variaciones significativas en las respuestas en función de los tramos de edad. Los más jóvenes, de entre 16 y 24 años son los que valoran más positivamente la presencia social de las empresas con un 45,9% de los encuestados. Esa ratio va cayendo conforme sube la edad del encuestado hasta el último tramo, de usuarios de entre 45 y 54 años, entre los que sólo un 21% se mostró favorable a esa afirmación frente al 36,7% que dijo estar en desacuerdo.

Los resultados parecen contradictorios pero quizá no lo sean tanto. Por un lado, los usuarios son más bien propensos a considerar un activo que las empresas tenga presencia en redes sociales y en cambio tienen la sensación de que se está convirtiendo en un entorno cada vez más masificado. La conclusión que sugiere es que el consumidor quiere que ver a los negocios en las redes sociales pero no de cualquier forma.

 Los usuarios deberán ser más selectivos con las marcas que siguen y las empresas tendrán que trabajar mejor por suavizar esa percepción negativa, procurando convertir los canales sociales en verdaderas plataformas de diálogo e intentando diferenciarse de la competencia.

Fundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo