Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager de @Ready4Social. Periodista...
PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

A nadie se el escapa el hecho de que la gestión de la presencia online de una empresa o marca debe estar basada en una estrategia de Social Media. Sin embargo, a la hora de diseñar dicho plan estratégico, conviene tener en cuenta múltiples y diferentes aspectos. Aspectos que vendrían a componer las claves básicas e imprescindibles de toda estrategia de Social Media. 

Toda estrategia debe plantearse en función de unos objetivos. El primer paso para diseñar una estrategia efectiva es tener claro qué se pretende conseguir con las acciones en los Social Media. Estas metas han de ser SMART, esto es, responder a los siguientes criterios: específicos, medibles, alcanzables, relevantes y medibles en el tiempo. De este modo actuarán como indicadores clave para evaluar la efectividad de la estrategia.

La estrategia de Social Media debe contar con un presupuesto propio, en función del cual diseñar las acciones. Las red sociales no son gratis, ni van a serlo. Por ello, es necesario que la empresa realmente valore la función y el potencial de los Social Media y destine una partida presupuestaria al desarrollo y puesta en marcha de la actividad 2.0. 

Dirija las acciones al lugar donde se encuentren sus clientes. Existen multitud de plataformas sociales, lo que obliga a las marcas a conocerlas y practicar la escucha activa, con el fin de averiguar dónde actúa su público objetivo, y cuál es el mejor modo de llegar hasta ellos. Este análisis permitirá además conocer los intereses de los usuarios, e identificar las menciones e interacciones hacia la marca.

Proceso de readaptación constante. Las redes sociales están en pleno desarrollo, continuamente surgen nuevos canales, cambia el modo en que se comunican los usuarios, sus necesidades de información o las herramientas. Por tanto, conviene mantenerse alerta e identificar las tendencias, nuevas pautas de comportamiento, con el fin de adaptar la tenencia a los nuevos hábitos.

El contenido es uno de los ingredientes principales de toda estrategia de Social Media. Las acciones se basan en un mensaje, un acontecimiento o una idea, capaz de generar interés y mover a los usuarios a la acción. El contenido ha de ser propio, especial y realmente bueno, de tal modo que impacte y consiga que el público se apropie de él, hasta el punto de querer compartirlo en su entorno. 

Las acciones de monitorización y actuación online han de desarrollarse a nivel global en la esfera 2.0. La clave para desarrollar una estrategia de Social Media eficaz radica en monitorizar, medir y analizar, con el fin de extraer conclusiones relevantes y readaptar la estrategia. Lo que permite responder ágilmente a los cambios y tendencias. Las marcas no pueden centrarse únicamente en aquellos medios y canales sobre los que son capaces de ejercer el control, sino que también han de incluir esos otros medios que escapan a su influencia. Tal puede ser el caso de blogs, como foros y perfiles sociales. Por ello, la marca ha de estar presente allá donde se le solicite, y no puede cerrar los ojos ante los comentarios publicados por un influencer en su blog, o en portales de recomendaciones.

La marca ha de desarrollar la capacidad de actuar y de respuesta de forma ágil y eficaz, lo que le permitirá participar activamente en la conversación, detectar tendencias y aprovechar oportunidades. Un buen modo de reforzar la efectividad de la estrategia de contenidos es practicar el newsjacking, que permite crear un mensaje aprovechando el interés generado por una noticia de última hora. Para ello, el departamento debe funcionar en base a un correcto engranaje que permita agilizar el proceso de creación, toma de decisiones y publicación del mensaje.

Es importante estar preparado y saber cómo afrontar una crisis de reputación. El riesgo a sufrir una crisis de reputación es cada día mayor, por ello, las marcas deben tener previsto este problema y tener una serie de directrices que le ayuden a anticiparse a sus consecuencias. La base radica en identificar a tiempo el problema, y tener la capacidad para actuar en tiempo y forma, con el fin de evitar los daños en la medida de lo posible.

Nunca olvidar la conversación. Los medios sociales no son un canal de difusión masiva de mensajes, sino un lugar abierto al diálogo, que invita a la interacción. Por ello, la estrategia de contenidos ha de incluir propuestas y llamadas a la acción que inviten a conversar y a fomentar el engagement con la comunidad.

Así, la estrategia de Social Media ha de convertirse en una completa hoja de ruta, que muestre claramente la meta a a perseguir, junto con los distintos caminos a recorrer y todos los escenarios posibles y peligros que acecharán por el camino.

Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager de @Ready4Social. Periodista...
Eventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo