PuroMarketing

Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager de @Ready4Social. Periodista...

La privacidad es un asunto que preocupa realmente a los usuarios. Hasta el punto que el 86% de los clientes no permitiría que las empresas registraran su comportamiento online si éstas le ofrecieran facilidades para hacerlo; tales como habilitar un botón "do not track"; según indicaba Communispace este mismo mes.

Este recelo por preservar los datos personales lejos de los intereses de empresa y organizaciones se evidencia en todas las generaciones de usuarios, y especialmente entre los mayores. El estudio de SDL recoge que el 59% de los Millennials en Estados Unidos evita compartir esta información, junto con el 71% de los mayores de 45. 

En cualquier caso, la negativa a facilitar los datos personales es relativa, depende de la confianza en la marca y los intereses del consumidor. El informe indica que el 79% de los clientes proporcionaría esta información privada a aquellas marcas cuyos productos haya comprado con anterioridad. De otra parte, el estudio de Mintel recogía este mes que el 30% de aquellos consumidores menores de 35 años que en principio se niegan a facilitar su información más privada, no mostrarían tanta resistencia si la empresa les ofreciera algún tipo de incentivo o ventaja económica. En cambio, solo el 13% de los mayores accederían en ese caso.

Por su parte, el estudio de SDL indica que el 41% de los consumidores sí compartiría sus datos a cambio de productos o servicios gratis, mientras que un 49% accedería a ello si fuera necesario para pertenecer a algún programa de fidelización.

Una vez dispuestos a compartir su información con las marcas, los clientes de Estados Unidos no mostraron reparos a la hora de indicar su género (62%), hobbies (52%) y estado civil (43%). 

Otro aspecto que incomoda a los consumidores es el hecho de que las empresas puedan rastrear su comportamiento online, tanto en el ordenador como en el móvil. El 76% de los encuestados indica que no está muy conforme con que las empresas registren su navegación, máxime si desconocen la finalidad de este seguimiento.

Ante este rechazo por parte de los clientes, muchas son las empresas que se muestran precavidas a la hora de explotar los beneficios del Big Data. Así, el estudio publicado este mes por Forrester en colaboración con Silverpop indica que el 62% de los marketers evita aplicar los datos obtenidos a través del comportamiento online de sus clientes por temor a incumplir alguna norma relativa a la protección de la privacidad. Una de las principales barreras es que no se encuentran capacitadas para implementar esta información (66%), por lo que es preferible no arriesgarse a incumplir alguna normativa en la materia (62%).

Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager de @Ready4Social. Periodista...