PuroMarketing

Una de las premisas básicas para conseguir aumentar la notoriedad en los Social Media es mantener actualizados nuestros perfiles corporativos. Pero no a costa de publicar cualquier cosa, sino que el desarrollo de la presencia online requiere de la planificación previa de una estrategia de contenidos en Social Media, en base a unos objetivos claramente definidos. Para ello, podemos tomar en consideración algunas premisas antes de lanzarnos a la ardua tarea de publicar contenido en los Social Media.

Huir del autobombo. En cambio, es comprensible que la empresa necesite dar a conocer sus servicios, en definitiva, promocionarse. Una fórmula infalible es la ley de Pareto (80-20). Si la publicación de este tipo de contenido promocional está dosificada, y además está orientado específicamente a la audiencia, tendrá más posibilidades de obtener resultados positivos, que si se emite constantemente.

Apelar al lado más emocional, humano y sensible, como vía para lograr la identificación con el público objetivo. Somos seres emocionales, el 80% de las decisiones de compra se toma de forma inconsciente. De ahí la importancia de orientar nuestro mensaje en esa dirección, con el fin de generar un actitud positiva en torno a la marca, que se traduzca en interacciones, y una respuesta en nuestro favor.

Cierto toque de humor. El humor es un recurso que, utilizado con mesura y de forma inteligente, puede fomentar el engagement y disparar el número de interacciones sociales. 

La nostalgia funciona. Todos tenemos recuerdos memorables, que incluso tendemos a idealizar, y con cuya recreación nos deleitamos. Suspiramos ante imágenes de nuestra niñez, objetos que estuvieron presentes en la época más especial de nuestra infancia, o aquellas películas que nos enamoraron. Este tipo de elementos, debidamente contextualizados, pueden ayudarnos a captar la atención de nuestro público objetivo.

Siempre positivo, nunca negativo. Las noticias y hechos positivos siempre son bien recibidas; en cambio, no sucede lo mismo con las desgracias y factores de índole negativa, por muy importantes que sean. Por ello, que todas nuestras publicaciones derrochen buen feeling y una actitud positiva.

Incluir un componente extra de actualidad, adaptado a las tendencias. Nuestro afán por estar permanentemente informados nos lleva a acoger especialmente aquellos hechos noticiosos. De ahí el éxito del newsjacking, y de cómo tener la capacidad de enviar un mensaje adaptado a la imperiosa actualidad puede conseguir una acogida fabulosa. Un reto al que, por ejemplo, se enfrentan cada año los anunciantes de la Super Bowl, dado que concebir el mensaje adecuado con la chispa precisa puede suponer una viralidad difícil incluso de alcanzar con una campaña de pago, en un momento de especial atención por parte de la audiencia.

Mostrar preocupación por los intereses del público objetivo. Los usuarios se dirigen a las redes sociales para verter sus comentarios y opiniones. Una información de alto valor para conocer mejor a la audiencia, y demostrar que su opinión es importante.

Participar activamente en la conversación. Las redes sociales son un medio que invita a la conversación. Una oportunidad única para conectar con el público de tú a tú; solucionar sus problemas en tiempo real, y estrechar el vínculo.

Ofrecer razones que inviten a querer ser parte de la comunidad. Para conseguir seguidores, no es suficiente con pedir "Me gusta", o utilizar el Follow como moneda de cambio. Lo realmente interesante es fomentar su deseo de pertenecer a una comunidad activa, abierta al diálogo y que aporta contenido y ventajas para sus seguidores. Ello se consigue con una estrategia de contenidos adaptada a sus intereses, y una actitud cercana y dialogan.

Por último, pensar antes de publicar. Leer dos veces y considerar la idoneidad de la publicación del mensaje es básico para garantizar la calidad de la estrategia de contenidos y evitar los errores propios de la improvisación y falta de valoración previa. Esa idea, o respuesta que a priori parecía un mensaje creativo y con mucho gancho, pasados unos minutos puede parecer una obviedad, o una expresión de mal gusto. En los Social Media, seguir los impulsos e instintos básicos no siempre suponen la mejor estrategia.