PuroMarketing

Las redes sociales tienen cada vez más usuarios entre el mundo de la empresa en España. Tanto las grandes empresas como las compañías de menor tamaño están cada vez más volcadas en el uso del social media, aumentando la penetración de estas herramientas en todos los niveles corporativos.

Según el último informe La sociedad en red, elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI, un organismo dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo), el uso profesional de las redes sociales se ha incrementado en el mundo de la empresa española en 11,7 puntos porcentuales en el campo de las grandes empresas y pymes y en 17,6 puntos porcentuales en el caso de las microempresas. Las pymes y las grandes firmas ya usan el social media en un 29,1% y en el caso de las microempresas lo hacen un 26,6%.

Las cifras están aún muy lejos de los totales de empresas que tienen ya web corporativa y que superan (y barren) las cifras de social media. Según el mismo estudio de la ONTSI, el 71,6% de las empresas de 10 empleados o más tienen ya web corporativa (un porcentaje que sube, si se va al detalle, al 93,8% en las de 250 empleados o más y al 87,8% a las de 10 a 49 empleados).

Pero, aún así, los números muestran una tendencia: las empresas españolas están usando cada vez más el social media, algo que tiene cierta lógica y que puede explicarse si se tienen en cuenta ciertos argumentos. Las empresas están en redes sociales porque deben estar: tanto sus ventas como sus usuarios están ahí.

Los españoles usan cada vez más las redes sociales

Según el último estudio de la IAB, la penetración de las redes sociales en España alcanza ya al 80% de los internautas del país. De ellos, un 77% visita a diario sus perfiles en social media. Las cifras son muy golosas como para dejarlas pasar, sobre todo si se analiza al detalle qué es lo que los españoles hacen en social media. El estudio de hábitos de los ciudadanos en social media de IAB vuelve a dar una respuesta.

Los españoles hacen muchas cosas en social media y, entre todas ellas, está la de hablar con las marcas preferidas. La cifra de españoles que confiesan que siguen a empresas en social media alcanza un nada desdeñable 41% y las predicciones a futuro son incluso mejores. Cuando les preguntaron a los internautas si seguirán a marcas en el año próximo, un 45% contestó afirmativamente.

Es una publicidad (más o menos) gratuita

"Las redes sociales tienen ya un papel relevante y vital en la estrategia de comunicación y marketing de toda clase de compañías", señalaba entonces Javier Clarke, director de Mobile & New Media de IAB Spain. Las redes sociales deben, por tanto, incorporarse a la estrategia de las empresas sobre todo porque los internautas son, además, consumidores. El social media es un camino más para llegar a ellos, para presentarles las novedades y los productos que se quieren dinamizar y para conseguir que consuman.

Pero las redes sociales son una opción de coste mucho más bajo que otras fórmulas para llegar a los consumidor. Decir que son gratis sería simplificar demasiado, pero tiene cierta parte de verdad. Las compañías no tienen que pagar, de entrada, por publicar contenidos en social media y por llegar, por tanto, al consumidor. Eso sí: una buena gestión de social media debe ser profesional y requiere, por tanto, una inversión. Puede que el soporte sea gratis, pero como en otros terrenos de la comunicación corporativa las redes sociales requieren profesionales que las gestionen.

Engagement muy superior

Otro de los puntos que juegan a favor de las redes sociales es el compromiso que consiguen por parte de los usuarios. El engagement es superior que en cualquier otro tipo de comunicación publicitaria, porque se basan en una comunicación directa con el consumidor y permiten hacer cosas que otros soportes no permiten.

Por ejemplo, en redes sociales se pueden responder a las quejas o a las preguntas de los usuarios de forma instantánea o se puede impulsar que el propio usuario comparta la información de la empresa en sus propios perfiles. Igualmente, el social media posibilita sacar provecho de elementos que no siempre están en los otros soportes no dejan de forma tan sencilla, como puede ser el uso de la gamificación como material para dinamizar la comunicación entre la marca y el usuario.

No estar es una forma casi de suicidio

Pero posiblemente lo más importante a la hora de aumentar el peso de las redes sociales en el panorama corporativo español es el hecho de que no estar en social media es una especie de suicidio en términos de comunicación. El hecho de que una marca no esté en redes sociales de forma directa, no quiere decir que no lo esté de forma indirecta.

Las redes sociales tienen una cierta voluntad democratizadora: es decir, todo el mundo puede hablar y todo el mundo puede decir lo que realmente quiera. Por poder, pueden hablar de todas las marcas que les apetezca? y conseguir que otros usuarios interactúen con ellos sobre ese tema. Una marca que no esté en redes sociales quedará, simplemente, fuera de la conversación, que seguirá existiendo aunque sin que ella pueda dar su opinión.