Emilio Filippi es fundador de MarketingPower (marketing para Emprendedores, Start Ups y Pymes) y mktUP!...
PuroMarketing

En pleno 2015, hemos ido detectando ciertos patrones muy claros que se repiten con respecto a la relación que tienen las empresas y sus ejecutivos con sus redes sociales.

De un momento de novedad, donde se concebía a las redes sociales como una entretención personal, pasamos a la convicción de que una empresa tenía que cambiar su manera de interactuar con sus clientes y pasar a una conversación.

Para mí, el gran inspirador de la comprensión de este cambio de paradigma es Seth Godin, con su brillante libro Tribus, donde explica la tendencia que tenemos para validar lo que somos, lo que consumimos, lo que decidimos a través de nuestra comunidad.

Por otro lado, dada la creciente necesidad de medir las actividades de marketing, surge de manera natural un número extraordinario de métricas propias de las redes sociales que permiten masificar conceptos como costo por click, número de seguidores, interacción, etc.

Pasó poco tiempo y las empresas de todos los tamaños se jactaban de tener un gran número de fans y seguidores. Hasta que llegó la pregunta de la verdad. ¿Cuánto reditúan realmente las redes sociales? ¿Lo estamos haciendo bien? ¿Están conectadas mis redes sociales con mi negocio?

Y justo en esta etapa, es que hemos categorizado 4 tipos de actitudes diferentes con respecto a las redes sociales en las personas que toman decisiones en sus respectivos negocios. Mal que mal, si consideramos a las redes sociales como un gran motor de marketing, es indispensable empatizar.

El Incrédulo: A pesar de que es una persona informada, le cuesta apreciar la relación de las redes sociales con su negocio. Es más, es posible que tenga perfiles de diferentes redes sociales, pero cuando se trata de su negocio, arruga la nariz y considera que no vale la pena el esfuerzo. Eminentemente práctico, se da cuenta de que, a través de las redes sociales, sus clientes pueden manifestarse públicamente y eso ya genera estrés.

El Decidido:Es quien ya tiene clara la necesidad de implementar las redes sociales. Seguramente está en un start up o recién llegó como decisorde marketing a una compañía o ha concluido,después de un tiempo, que las redes sociales aportarán a su negocio. El desafio del "decidido" es cómo implementará realmente las redes sociales de una forma más alineada con su negocio, para generar los clientes que está buscando.

El Frustrado: Esta persona tiene en el cuerpo un mal registro de la implementación de redes sociales para su empresa. O vio que nunca pudo tener muchos fans ni movimiento y/o recibía reportes de los encargados de las redes sociales en la forma de muchísimos números que, en definitiva, no tenían ninguna relación con su negocio real. Es a quien le cuestionaron el presupuesto de redes sociales y se transformó finalmente en una pesadilla.

El Entusiasta: Es el afortunado que ha apreciado la relación de su negocio real con el desempeño de sus redes sociales. Es quien ha ido aprovechando las características de sus redes sociales con la de sus clientes. Y es quien entiende que debe ir al siguiente nivel, para impactar, aún más, a su negocio.

Es el caso de quienes están decidiendo incrementar su presupuesto social y que ven otras aplicaciones, como el geo marketing, el customer identity management y/o aplicaciones de Big Data.

¿Y tú, en qué etapa estás con respecto a las redes sociales?

Emilio Filippi es fundador de MarketingPower (marketing para Emprendedores, Start Ups y Pymes) y mktUP!...