PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Las redes sociales se han constituido como una herramienta muy eficaz para las empresas y las marcas, que cada vez están más presentes en ellas. Sin embargo, ¿estos esfuerzos se traducen directamente en ventas? Lo cierto es que la tasa de conversión de estas plataformas suele ser muy baja para la mayoría de empresas que se decantan por esta estrategia, principalmente porque no llevan a cabo los pasos adecuados. Analizamos cuáles son los esfuerzos por los que estas deben decantarse.

Construir relaciones

La tendencia que las empresas más reproducen es lanzarse a las redes sociales y esperar que, por arte de magia, el índice de ventas aumente. Esto es una falacia de calado, pues las ventas a través de estas necesitan tiempo. Para ello, se debe comenzar por construir relaciones con los potenciales clientes y, a partir de las mismas, inducir a estos a que participen en las publicaciones que las empresas llevan a cabo en redes sociales. Una actitud con la que estarán demostrando el interés por la marca en estas plataformas.

Definir a su público objetivo

Hoy en día la mayoría de los internautas interactúa en alguna red social. Sin embargo, no por ello las empresas han de estar presentes en cualquier plataforma. Por el contrario, se debe tener claro dónde se encuentra el público objetivo al que uno se dirige y, una vez este esté localizado, actuar en consecuencia. Del mismo modo, se ha de analizar lo que hace la competencia directa en redes sociales y, cada cierto tiempo, renovar estas búsquedas, pues los clientes no son estáticos, ni mucho menos.

Ayudarse de las herramientas tecnológicas

A la hora de desarrollar la presencia de una marca en redes sociales, es interesante tener en cuenta las herramientas que la red nos proporciona al respecto, como Ecwid o Cashie, las cuales permiten difundir desde una publicación en Facebook hasta programar múltiples plataformas, como blogs y publicaciones en dispositivos móviles. La mayoría de ellas son muy fáciles de gestionar, por lo que son especialmente interesantes para conocer a los clientes de los dispositivos móviles e interactuar con ellos.

Hacer pruebas, de manera reiterada

Siempre que se inicia una estrategia, independientemente de que esta se realice en redes sociales u otros soportes, se han de realizar pruebas. En este sentido, es importante constatar la eficacia de las publicaciones, por lo que uno debe asegurarse de que no existen problemas técnicos o de que estos están resueltos. Para ello, nada mejor que consultar con al menos tres opiniones externas, aunque no haga falta irse muy lejos para encontrarlas: con la familia, amigos y allegados será suficiente. Pero, ¿qué indicadores analizar? Fundamentalmente aquellos que están relacionados con el proceso de compra, el correo de compra recordatorio de las adquisiciones que se realicen y las modalidades de pago.

Crear grandes ofertas sociales

La generación de ofertas en redes sociales, así como de descuentos durante un tiempo limitado y promociones de calado son decisiones que generan importantes esfuerzos entre los consumidores. En este sentido, hay que tener en cuenta tanto el mensaje, como la tipografía, colores e imágenes que se utilizan en las publicaciones, pues solo de esta manera se consigue no solo captar la atención de los usuarios, sino que los contenidos sean virales y compartidos la mayor cantidad de veces posibles por estos.

Ser proactivo

A los clientes les gusta ser escuchado, y los consumidores de hoy valoran como nada las opiniones de otros usuarios. Es por ello que las marcas deben ser activas en redes sociales, promover la participación de los consumidores en sus páginas y desarrollar la mayor cantidad posible de comentarios positivos hacia ellas. Dado el potencial de arrastre de estas herramientas, la imagen de marca y las ventas crecerán como la espuma si se tiene en cuenta (y se cuida) este indicador.

Promover la lealtad hacia la marca

Una vez que se consigue un cliente, se ha de promover la lealtad de este hacia la empresa. Así, conviene ofrecerle descuentos especiales y ofertas solo a través de plataformas sociales, y no en otro lugar, con el objetivo de que siga generando compras en estas plataformas y promoviendo a sus contactos a hacerlo. Es por ello que se debe mantener el contacto con los clientes después de la venta, asegurándonos de que para nosotros los clientes son lo más importante.

Medición de las acciones

De nada sirve llevar a cabo una estrategia en redes sociales si no se miden sus efectos. Para ello, es importante tener en cuenta tanto el rendimiento de las campañas de social media marketing como el conjunto de ventas y conversiones. Adobe Digital Marketing, Google Analytics y Bluefin Labs son buenas herramientas en este sentido. Un conjunto de iniciativas que mejorarán el rendimiento de la compañía en estos entornos, permitiendo corregir aquellos indicadores que no tengan un rendimiento elevado o acorde a los objetivos que se pretenden.

Periodista especializada en marketing online. He pasado por El Mundo, Cadena Ser, Europa Press, Reuters...
ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo