PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Las redes sociales suponen una pilar básico en las estrategias de marketing y publicidad de cada vez más empresas. Ello se debe a que se trata de unas plataformas en las que los usuarios están presentes de manera masiva, lo que les hace obtener importantes ventajas en términos de aumento de tráfico web, mejora de imagen de marca y fidelización de clientes.

Sin embargo, estar presente en redes sociales no es, ni de lejos, sinónimo de éxito en redes sociales, pues son diversos los factores que influyen en los comportamientos de los usuarios así como los elementos que se han de tener en cuenta a la hora de trazar estas estrategias si lo que se busca es captar clientes y fidelizarlos en el largo plazo.

En este sentido, la escucha social se ha convertido en uno de los elementos fundamentales a la hora de alcanzar este propósito, ya que esta actitud por parte de las empresas les puede facilitar la canalización tanto de usuarios que existen en redes sociales, como la actividad que estos llevan a cabo y la de las marcas que hacen uso de estos entornos para acercarse a sus potenciales clientes.

Si a esto sumamos la existencia de una competencia cada vez más feroz entre las empresas también en este soporte obtenemos que la escucha social, no solo de las tendencias que tienen lugar en las redes sociales sino también de las necesidades reales de los usuarios, de sus conversaciones en estos entornos y de los intereses y contenidos que consumen las marcas se hallarán más próximas a alcanzar sus objetivos.

De hecho, comprender de qué manera las empresas pueden llegar a hacer virales sus contenidos, captar la atención de los usuarios y reteneros a lo largo del tiempo requieren de unas campañas en las que las marcas apuesten por la escucha y la comprensión, subordinando la acción. Es por ello que a continuación analizamos cinco motivos por los que las marcas han de tener presente este factor a la hora de desarrollar sus estrategias de marketing social. Alcance de las redes sociales

En la actualidad, tres de cada cuatro internautas utilizan, de media , las redes sociales, según una reciente investigación de la compañía Pew Research. Una cantidad de usuarios cuya actividad se traduce en un volumen incuantificable de conversaciones, motivo por el que la base de las estrategias de social media ha de pasar por utilizar una herramienta que filtre el ruido que no interese a las marcas y se quede únicamente con aquellos comentarios que les afectan de manera directa.

Separar tendencias de conversaciones importantes

De igual modo, las marcas tienen que focalizar sus esfuerzos en separar los comentarios que se consideran tendencia y quedarse únicamente con los contenidos relevantes, que no pasan de moda y a los que se puede asociar a los usuarios en el largo plazo. A través de estos, las marcas podrán conocer mejor a sus audiencias potenciales y, a partir de ellos, también acercarse y llamar su interés. Un paso más cerca de la fidelización de los mismos.

Mantener una actividad constante

En paralelo, las marcas deben optar por la personalización de sus estrategias en social media y mantener una actividad en estos entornos de carácter inmediato. De esta manera, las marcas se ganarán la confianza de los usuarios, pues asociarán a las cuentas que la empresa gestione con connotaciones positivas.

Complacer a la audiencia

Uno de los beneficios más eficaces de las redes sociales y de la escucha a través de estas plataformas es que las marcas conocen a la perfección cuáles son las necesidades de los clientes. En este sentido, a partir de la información que los usuarios les proporcionen las empresas han de optar por complacer a la audiencia y, por tanto, a sus clientes potenciales. De ahí que deban tener presentes las noticias que reciben estos a través de las redes sociales, un 30% solo mediante Facebook, por lo que agilizar su lectura tamizando los contenidos les supondría una facilitación de su actividad en redes sociales.

Recordar los objetivos en redes sociales

Por último, también se debe tener presente cuál es el objetivo de las marcas en redes sociales, en general, así como de las campañas de social media concretas en particular. De este modo, se ha de optar por desarrollar campañas extremas sino que adopten enfoques que fomenten la identificación de los usuarios con las marcas. Del mismo modo, se ha de tener presente que son los fans los más propensos a involucrarse con un contenido si este se desarrolla acorde a sus necesidades e intereses. Una cuestión por la que las marcas han de tener los ojos muy abiertos.

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo