PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Una de las cuestiones clave a la hora de establecer una estrategia en publicidad y en la inversión vinculada es tener claro que no todos los momentos y no todas las ventanas para posicionar los mensajes publicitarios cuestan lo mismo. Es parte de la cultura popular, por ejemplo, el hecho de que los últimos y primeros anuncios en televisión en el cambio de año son los más caros, porque las marcas pagan por unos ojos cautivos y por algo que se ha convertido en un acontecimiento.

Los precios también varían según el momento dentro del día, según la posición que los anuncios ocupan en un espacio (por ejemplo dentro de una web) o por el momento al que van asociados. Un tema noticioso que genera gran interés tendrá una audiencia más entregada y logrará con ello captar de un modo más destacado la atención de los consumidores, también en su pausa publicitaria.

Pero ¿está llamada la publicidad premium a llegar a muchos más terrenos? ¿Van a aprender los influencers de esa práctica tradicional de subir los precios en los momentos más deseados por las marcas y las empresas?

Según los analistas, ese es, en efecto, el siguiente paso que van a dar los influencers y en el que ya están, de hecho, trabajando. Como apuntaba recientemente la experta Jasmine Enberg, senior analyst en eMarketer, y como recoge Campaign, los influencers van a pasarse a un modelo con precios diferenciados por momentos clave. "Los influencers están empezando a cobrar premiums a las marcas con las que nunca han trabajado antes por trabajar con ellas durante períodos de tráfico elevado", advierte ya la analista.

En general, las previsiones son las de que el gasto en marketing con influencers subirá durante el año próximo. Lo hará porque el precio que imponen está subiendo. Cada vez sale más caro colaborar con los influencers, que están subiendo en general sus tarifas. Tanto es así, recuerda la analista de eMarketer, que en el mercado estadounidense los marketeros ya creen que los costes crecientes son un problema más importante que el fraude en marketing con influencers.

El coste de estas campañas además se verá afectado por esta tendencia a la premiurización. Enberg tiene claro que el marketing con influencers será mucho más caro en 2020 y también que el tener que pagar más por aparecer en los momentos cumbre de interés se convertirá en una suerte de norma. La analista señala que se verá más ya en esta campaña de Navidad, pero que seguirá creciendo "adentrándonos en el próximo año".

Cómo curarse en salud

Aunque la tendencia parece incuestionable y todo apunta a que se convertirá en más habitual a medida que pasa el tiempo, es muy importante analizar con cuidado lo que la analista acaba de predecir.

Porque, según las estimaciones de Enberg, las empresas que están viendo esta tendencia son aquellas que empiezan de nuevo con el influencer. Es decir, los influencers están cobrando tarifas premium en momentos que lo son a aquellas compañías con las que no han trabajado antes nunca.

Esto refuerza un punto que es un habitual en los consejos sobre cómo gestionar a los influencers y cómo crear una estrategia sólida de marketing con influencers. Los expertos llevan años recordando que se deben crear relaciones de valor con los influencers y que estas deben estar sostenidas en el tiempo. Es decir, no se trata tanto de conectar con ellos para una campaña sino de establecer relaciones sólidas y fluidas, que vayan más allá de lo puntual.

Antes esto se recomendaba porque aumentaba la autenticidad del contenido y también generaba impactos orgánicos, pero ahora puede que tenga un impacto a un nivel directamente económico.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo