PuroMarketing

Cuando hace calor, rebajamos nuestra indignación en redes sociales

En la vida cotidiana de los consumidores, se ha establecido un patrón de comportamiento en los últimos años, vinculado a la popularización de las redes sociales. A medida que se han ido haciendo más y más populares, los consumidores han empezado a interiorizar un mecanismo. Si una marca comete un error o si la atención al cliente que reciben no es la adecuada, abren sus perfiles en redes sociales y publican una crítica. Si la marca no está resolviendo el problema, esperan que lo haga su community manager.

Pero ¿somos en todo momento igual de sensibles a los fallos de las marcas? ¿O existen momentos en los que nuestro umbral de paciencia es mucho más bajo y en el que estamos más dispuestos a saltar con críticas y comentarios negativos?

Diferentes estudios han ido analizando cómo el tiempo impacta en nuestro comportamiento como consumidores. El mal tiempo o el buen tiempo cambia cómo reaccionamos ante los anuncios online, cómo compramos en la red y fuera de ella o qué consideramos más importante en nuestra lista de la compra. También cambia cómo y cuánto nos enfadamos en redes sociales y, por tanto, nuestras quejas sobre las marcas en los social media.

Fuera de la red, los días de calor son los que aumentan la agresividad de las personas. Algunos estudios han establecido vínculos entre los días de calor y los datos de crímenes agresivos, por ejemplo. Sin embargo, en la red, como acaba de demostrar un estudio, pasa todo lo contrario. Los días de calor no hacen que nos volvamos más agresivos en las redes sociales, sino más bien todo lo contrario.

A medida que aumentan las temperaturas, van cayendo también los tuits agresivos y enfadados. Por el contrario, cuando hace más frío es cuando aumentan este tipo de contenidos. De media, los picos de tuits enfadados suelen registrarse cuando la temperatura está por debajo de los 15 grados.

Cuando el termómetro se posiciona entre los 25 y los 30 grados centígrados es cuando menos comentarios negativos y enfadados se publican. Eso sí, si el termómetro pasa de los 35 grados, se produce una ligera subida en los contenidos enfadados en redes sociales.

Las razones del cambio

¿Por qué ocurre esto? De entrada, el buen tiempo empuja a los ciudadanos a salir de casa y a hacer cosas como socializar, pasear o irse de terrazas. Mientras hacen todo eso, reducen su tiempo de exposición en la red. Igual que el buen tiempo suele hacer que compremos más de tiendas y menos en la red, lo mismo ocurre con la publicación de contenidos.

Después, los investigadores añaden que las temperatura ambiental afecta a nuestros cuerpos, tanto en cómo dormimos, cómo producimos hormonas o cuánto oxígeno lleva a nuestro cerebro. En un tiempo más extremo, más extremas serán las reacciones.

El estudio, que también ha determinado que los lunes son los días con mayor incidencia de tuits enfadados, ha partido de una muestra australiana y ha medido la agresividad en general de los ciudadanos en Twitter, aunque sus datos son también relevantes para las empresas y para su estrategia de social media marketing.

Esto refuerza otra idea, que es la de que usamos las redes sociales para liberar nuestra frustración.