PuroMarketing

Hasta el momento la compañía Apple había gozado de una excelente reputación tras convertirse en una de las empresas tecnológicas más innovadoras de los últimos años y quizás una de las empresas que mejor han sabido gestionar sus acciones y estrategias de marketing y publicidad.

La llegada al mercado de productos como el Iphone, Ipod o el nuevo Ipad sucumbieron al encanto de sus miles de fans y clientes evangelistas, y no faltaban los elogios y halagos que situaban a Apple en lo más alto de la cumbre de las empresas del Siglo XXI.

Sin embargo, tras la gran expectación previa al lanzamiento de la nueva generación de su iPhone, los problemas relacionados con algunos aspectos técnicos y "defectos" que afectaban al óptimo funcionamiento del nuevo dispositivo, han generado una autentica lluvia de críticas hacia la compañía no sólo por parte de importantes expertos y analistas, sino a través de los medios y redes sociales en internet, provocando que la reputación intachable de la que gozaba hasta el momento, comience a tambalearse.

Si bien en numerosas ocasiones hemos destacado la importancia de la reputación online en las redes sociales para las marcas y empresas, este podría ser uno de los mejores ejemplos para entender como los efectos y las opiniones negativas generalizadas de los propios usuarios y consumidores, pueden hacer peligrar todo un modelo de negocio que podría terminar incluso generando perdidas millonarias para la compañía.

Apple se enfrenta en este momento a una de sus primeras crisis online. A pesar de que ante los problemas detectados en su nuevo dispositivo móvil la compañía ha intentado salir al paso con todo tipo de argumentos y "excusas", parece que esto no ha servido para calmar la opinión popular y las criticas negativas que siguen aumentando sobre todo el las redes y medios sociales de internet.

Todo parece indicar que los de Cupertino se sienten realmente presionados ante este escenario y será inevitable el hecho de que desde Apple tengan que adoptarse medidas drásticas con el objetivo de solucionar este problema "no previsto" a pesar de que la mayoría de los analistas consideran improbable que la compañía anuncie la retirada del nuevo dispositivo.

Sin embargo, a pesar de las soluciones ofrecidas por la compañía, no resultará nada fácil  reparar el daño al que se ha visto sometido su reputación a nivel global, sobre todo teniendo en cuenta de que Apple no sólo cuenta con miles de usuarios y fanáticos de su marca, sino también miles de detractores esperando la menor oportunidad para volcar sus iras y más duras críticas sobre la compañía.

Es más que seguro que Apple intente recuperar este margen de confianza perdida con alguna estrategia de marketing de gran impacto, mayor presencia en los buscadores y medios sociales o incluso con algún tipo de prestación o servicio con el que compensar y a la vez cambiar la percepción y opinión negativa de sus propios clientes y usuarios.