PuroMarketing

ORM, esas son las siglas con las que se identifica la gestión de la reputación online. Sin duda, uno de los aspectos más relevantes del último tiempo.

Un tema que invita al diálogo y la reflexión sobre aquellos aspectos únicos del ser humano que deben exaltarse haciendo de ellos una forma de vida, o lo que es lo mismo, un término un término caliente de un área emergente.

El marketing digital de alimenta de la reputación online, sin embargo, son pocos los expertos en marketing de gestión de la reputación online de forma que redunde en su propio beneficio.

El principal desafío consiste en identificar hasta hacerlo variable objeto de análisis, qué tan efectivas son las campañas de marketing online en relación a la profundidad de las acciones a realizar para lograr una estrategia de gestión de la reputación online, eficiente.

Las marcas sienten que la reputación online es esencial para un modelo de negocios basado en la integración y optimización, sin embargo una campaña eficaz, requiere de un estudio profundo y la puesta en marcha de numerosas experiencias par las que cada error es un paso más en el aprendizaje.

Adicionalmente, las empresas tienen ante si, tres obstáculos en la gestión de la reputación asociada a la marca.

1.- No existe herramienta eficaz para medir el éxito en los medios sociales, de la reputación online.

Totalmente profanos en ésta área y habiendo llegado de un modelo productivo basado en lo diametralmente opuesto, nos sentimos incapaces de medir la reputación pero… ¿como se asigna un valor al compromiso?, ¿cómo se cuantifican los valores humanos?

Es por este motivo que las marcas deben concentrar sus esfuerzos en los datos que les arrojan las plataformas sociales donde llevan a cabo su estrategia, el análisis de estos datos minimizará el impacto del peso específico del primer obstáculo, lo que le llevará a otra etapa de conocimiento.

2.-El establecimiento de sobre quien depende la responsabilidad de la reputación online, aún es indefinido.

Aplicando el sentido común tan necesario en éste modelo, aprender de quienes han establecido un responsable y les ha funcionado, sigue siendo la mejor solución.

3.- La reputación online es indomable, no se puede controlar.

Una de las ventajas esenciales de las redes sociales radica específicamente en esto, en impunidad con la que se crea y, principalmente, se destruye una reputación online,

Para ello, contar con un plan de empresa que contemple el plan B por si en el camino surge este obstáculo que, ya se sabe que es muy poderoso, es esencial para poder acometer y resolver problemas de relevancia.

Internet se transforma por lo tanto en un escaparate de reputaciones donde, tenemos varias categorías que identifican reputaciones distintas, el valor de innovar siempre es premiado con innumerables nuevas oportunidades, el gran desafío consiste en lograr una reputación online que – realmente sea la esencia de la marca, la construcción de una relación basada en la retroalimentación con el público objetivo y, lograr un método eficaz para medir los resultados.