PuroMarketing

A día de hoy, Internet sólo es comparable con el universo al vivir en constante expansión, lo que nos hace replantearnos muchas cosas tanto a nivel personal como profesional, donde deben de estar incluidas las empresas. En este contexto es donde nos topamos con la “Revolución 2.0”, que ha supuesto un cambio radical en la forma de comunicarnos, acercándonos mucho más no sólo entre amigos, sino con diversas personas de todo el mundo, sin excepción alguna a no ser las que nosotros mismos impongamos.

Las empresas no quieren estar ajenas a este fenómeno, y el saber que las redes sociales concentran una enorme cantidad de potenciales clientes, les hace buscar por todos los medios la forma de estar presentes en ellas, pero pocas veces lo hacen con los pies en la Tierra y observando la realidad, sino que se dejan llevar por vendedores de humo que les encantan con sus palabras que aquí, están ante la panacea.

No, no hay nada más lejos de la realidad que esa afirmación. El social media es simplemente una herramienta más en nuestras estrategias de marketing, pero en ningún caso pueden sustituir otras acciones que han dado resultado toda la vida. Y en caso de no ser así, es porque se ha enfocado mal la estrategia.

Ante todo debemos preguntarnos ¿qué buscamos de las redes sociales? Siempre estar presentes en dos, Facebook y Twitter, las dos con mayor cantidad de usuarios, muchos de ellos con enorme influencia y en donde creemos que cuantos más fans o seguidores tenemos, más alcance conseguiremos. ¿Esto es así? Va igual que por contenido, cantidad no es calidad y ya se ha demostrado que nuestra influencia en una red como Facebook ronda entre el 5% y el 10%, con lo que si tienes 100 fans, tan sólo cinco son los que realmente te escuchan.

En esta disputa sobre si prestar más atención a Twitter o Facebook es cuando debemos realizarnos varias preguntas. En primer lugar si en ellas encontraré mi sector de mercado, pues que tengan millones de usuarios no quiere decir que tengamos un éxito rotundo. En segundo lugar ¿tendré ROI? Dependerá de qué signifique esto para ti, pero lo más importante es que recuerdes que son herramientas de comunicación, con lo que aprovecha la oportunidad para hacer fuerte tú marca participando.

Pero también nos puede surgir una muy interesante, ya sabes que Facebook tiene mucha más cantidad de usuarios que Twitter pero ¿eso hace que su efectividad para las marcas sea mayor que la que puede generarse en la red de microblogging?

Ambas son plataformas de comunicación muy diferentes entre sí. Facebook nos puede dar cierta visibilidad, aunque no miles de fans en unos días, más si tenemos en cuenta que con los últimos cambios, nuestros fans no pueden invitar amigos a unirse, sino que estamos limitados a que nos encuentren por otros medios, en tanto que Twitter es una plataforma de comunicación, un sitio donde la información vuela de un punto a otro del planeta tras haberla compartido.

Son dos plataformas diferentes que varían sus intereses. No hacemos lo mismo en una u otra, no todos al menos. Twitter tiene una enorme importancia como canal de comunicación, algo que no sucede con Facebook, donde si bien podemos compartir una noticia que sea copiada por varias personas, la velocidad difiere mucho en comparación con la red del pajarillo.

Esto nos abre las puertas a nuevas preguntas: ¿son más activos los usuarios de Twitter? ¿Comparten información o sólo son más participativos que los de Facebook? Y aquí se nos plantea un gran dilema, más tras conocer los resultados de la participación en la primera, donde vemos que más del 80% de los usuarios no ha publicado nada, o menos de 500 tweets, además de saber que sólo el 22% publica el 90% del contenido.

La influencia de Twitter está condicionada por la calidad de seguidores, pues no debemos olvidar que el 96% de los usuarios tienen entre 0 y 500 followers, lo que hace que la capacidad de influir no va en cantidad, sino en calidad.

Ambas redes tienen millones de usuarios con inactivos, pero en el caso de Twitter, su capacidad de transmitir información en tiempo real hace que creamos que sus usuarios son más activos. Dependerá en gran medida de a quiénes sigamos, y lo mismo sucede con Facebook.

No es más importante Facebook que Twitter, ni viceversa, son complementarios y ambos nos son de ayuda para dar a conocer productos, aumentar la imagen de marca y accionar como un punto de encuentro para nuestros clientes leales y potenciales, con lo que debemos intentar buscar en igual medida followers y fans.