PuroMarketing

  • CONTENIDO PATROCINADO

La publicidad es una de las actividades más importantes de toda empresa. Darse a conocer no es una tarea sencilla, y más cuando el entorno competitivo está muy concurrido. Por este motivo, es fundamental encontrar estrategias que permitan a las empresas destacarse claramente de sus competidores y hacerlo a un coste razonable.

Actualmente, el entorno digital se está estableciendo como una de los canales más recurrentes para hacer publicidad controlando fácilmente los costes, pero es importante tener en cuenta que, en un contexto cada vez más digitalizado, los consumidores siguen valorando muy positivamente el trato personal e individualizado.

Es en este punto en el que los regalos promocionales se posicionan como una de las opciones preferentes, ya que permiten proporcionar obsequios únicos y totalmente personalizados que se presentan como una parte tangible de la empresa con la que se puede interactuar.

Uno de los principales beneficios que presenta este tipo de publicidad es el hecho de poder optar por un tipo de promoción tradicional y física a un coste asequible. No solo las grandes empresas pueden acceder a ella, ya que existen regalos promocionales a partir de unos pocos céntimos por unidad. Este hecho permite acceder a ellos hasta a las empresas más pequeñas, contribuyendo a su imagen de marca y a su popularidad.

La publicidad mediante estos productos se genera a partir del impacto visual que producen los artículos junto al logotipo, frase o eslogan de la empresa. Al tratarse de productos elegidos estratégicamente para ser de gran utilidad, su frecuente uso permite que un gran número de personas sean susceptibles de visualizar su estampación y toda la información que hay en ella, aumentando así las posibilidades de captar nuevos clientes.

Claro ejemplo de ello son las bolsas publicitarias, que destacan por ser muy útiles y por disponer de una gran área de marcaje, hecho que posibilita la inclusión de un diseño de grandes dimensiones fácilmente visible desde la distancia. Además, se han establecido como uno de los regalos promocionales preferidos por muchas empresas dado su bajo coste y su gran efecto publicitario.

Otro factor a destacar es que los reclamos publicitarios incentivan la curiosidad de los clientes. Al ver un logotipo, nacen las ganas de indagar en la empresa para saber más sobre ella. Por ello, una de las últimas tendencias consiste en insertar la página web de la marca, ya que de este modo se facilita mucho más la búsqueda de información y se aumentan las posibilidades de conversión, creando un puente directo entre el mundo físico y digital.

La personalización de los regalos promocionales ha evolucionado considerablemente en los últimos años. Tiempo atrás, se requería de un tiempo considerable para llegar al producto ideal, teniendo que estar constantemente en contacto con la agencia responsable para explorar todos los artículos disponibles y sus respectivos modelos. No obstante, hoy en día el proceso es mucho más simple, ya que existen páginas especializadas en el sector que permiten personalizar cualquier producto en poco tiempo. Un ejemplo de ello es Moloon, que incorpora un configurador en el que el propio visitante puede personalizar su artículo en menos de cinco minutos y puede visualizar el resultado final al instante.

De acuerdo a todo lo anteriormente expuesto, no cabe duda de que la publicidad a través de los regalos promocionales es actualmente una opción ideal para todas aquellas empresas que busquen complementar su promoción digital con su presencia tangible y personal. Su uso puede ser clave para ayudar a los consumidores a decidirse por unas u otras empresas.