PuroMarketing

Una marca que sufra una crisis de reputación online puede que jamás sea mirada de igual forma, aunque consiga sobreponerse, y ese fantasma le seguirá siempre.
Social Media Consultant Community Manager,Content Manager y Blogger Profesional

Es curioso cómo la opinión que los demás tienen de nosotros y cómo nos ven desde fuera puede afectar tanto a una marca, ya seamos empresa o seamos nosotros mismos los que nos vendemos, construyendo nuestra propia marca personal.

Tanto en un caso como en otro, lo que los demás piensan acerca de nosotros es un factor fundamental a la hora de tener éxito o fracasar estrepitosamente, por lo que es necesario realizar acciones que puedan ser positivas para nuestra comunidad.

Lo más importante del tema de la reputación online es que es muy difícil ganarla pero muy fácil perderla, y una vez perdida, es casi imposible volver a lograr que el cliente vuelva a confiar en nosotros, y, si lo conseguimos necesitará muchísimo tiempo para que vuelva a hacerlo. Valga para esto un ejemplo.

Durante los tiempos en los que los destinos de muchas personas eran regidos por la Iglesia, la Santa Inquisición era la encargada de perseguir todos los delitos que se producían contra la fé católica, y, no siempre condenaban a muerte al acusado. A veces, el acusado era condenado a llevar de por vida una túnica que lo señalaba como culpable, el San Benito(de ahí el dicho “colgarle un San Benito a alguien”)

De esta manera, el culpable era fácilmente identificado por los demás como persona non grata, obteniendo entre sus congéneres una mala imagen y una peor reputación.

En lo dospuntocero es exactamente igual. Una marca que sufra una crisis de reputación puede que jamás sea mirada de igual forma, aunque consiga sobreponerse, y ese fantasma le seguirá siempre.

Existen muchísimos casos de pérdida de confianza en una marca, lo que, como consecuencia inmediata ha provocado la disminución de las ventas de forma notable.  Un claro ejemplo, que, al menos para mí, supuso la pérdida de toda reputación de un periodista español, fue el de Manolo Lama. Este periodista se encontraba cubriendo una noticia para una cadena española con motivo de la Eurocopa 2010 y en un vídeo emitido por el noticiario, Lama humillaba a un mendigo delante de muchas personas.

El resultado fue que muchos televidentes criticaron muchísimo al periodista y a su cadena, pidiendo su dimisión. No cabe duda de que haga lo que haga, ese vídeo le perseguirá el reto de su carrera.

La reputación online es un arma de doble filo con la que podemos conseguir muchísimo o hacernos un corte tremendo, ya que, como digo, puede llevarnos al infinito y más allá o, por el contrario, puede hundirnos en lo más profundo. Depende de nosotros.

Social Media Consultant Community Manager,Content Manager y Blogger Profesional