PuroMarketing

Estas se deben al encogimiento de la capacidad consumidora de la demanda interna de nuestro país así como al aumento de la competitividad de tales organizaciones.

Esta última condición ha provocado que terceros países demanden con fuerza productos y servicios de origen español. Prueba de ello son las cifras que mes a mes obtenemos por parte de distintos indicadores. Un ejemplo es el crecimiento, casi un punto, de las exportaciones españolas en el primer semestre del año. Este hecho, si bien continúa la senda de crecimiento de las exportaciones de nuestra economía, genera algunos interrogantes. El primero de ellos es que ha quedado constatada la caída de la demanda europea, que si bien puede no entenderse por la fortaleza del euro actualmente, sí puede quedarnos clara debido a la crisis económica, la cual no termina de abandonar el continente.

Es por ello que el sector exterior español ahora mira hacia otras economías. Teniendo en cuenta que el Fondo Monetario Internacional ha confirmado a China como la primera potencia mundial en materia económica y a Estados Unidos como la segunda, no debería extrañarnos que las empresas de nuestro país hayan puesto sus esfuerzos y objetivos hacia estos mercados, así como a otros territorios, como el latinoamericano, donde existe una tradición exportadora debido a las fuertes relaciones culturales así como a la posesión de una lengua común.

Y es que teniendo en cuenta este último factor y desechando la región latinoamericana como foco en el que desarrollar exitosamente las exportaciones, las organizaciones empresariales españolas tienen en la traducción profesional un servicio que es tan necesario como garante de su éxito. Ello se debe a varios factores, que vamos a analizar en las siguientes líneas.

La traducción internacional, un servicio en auge

La traducción profesional, y especialmente aquella destinada al sector exterior, ha sufrido una fuerte demanda en los últimos tiempos. La misma es consecuencia de la complejidad que contiene iniciar una actividad en un mercado exterior, ajeno al interno. Uno de los principales inconvenientes es la necesidad de comunicarse en una lengua ajena a la española, que en multitud de ocasiones se convierte en un obstáculo para los empresarios, sobre todo si llevan a cabo su actividad en países con idiomas complejos, tal es el caso de China, Rusia o el mundo árabe.

Es por ello que ya desde las primeras conversaciones con los posibles clientes o inversores se hace necesario contar con los servicios de un profesional de la traducción y, en el caso de que las reuniones sean físicas, con un intérprete que traduzca todos los pormenores de los encuentros.

De la misma manera, una vez que el pacto se ha materializado, son muchos los documentos legales que se tienen que poner en marcha. Los contratos de comercio exterior y los documentos de carácter jurídico, en este sentido, también deben estar traducidos en el idioma de destino, de manera correcta, coherente y conteniendo todos los puntos necesarios para cerrar los acuerdos satisfactoriamente.

Marketing exterior y traducción

Pero si lo que se quiere es captar nuevos clientes, la traducción también juega un rol muy necesario. Ello es consecuencia de la necesidad que tienen las empresas de acercarse a los posibles inversores y compradores de la manera adecuada, motivo por el que deben contar con herramientas que les faciliten la labor.

La traducción de los catálogos de sus productos y servicios de manera profesional, en la que los documentos contengan la información necesaria además de dotar a los textos de sentido para que lleguen con claridad al receptor se convierte en una tarea imprescindible. Lo mismo debe decirse de cualquier folleto explicativo que vaya a utilizarse, así como de las presentaciones en ordenador en las que se apoyen los oradores si el encuentro es una reunión en la que se utilizan estos soportes.

Pero sin duda donde la traducción en el marketing exterior tiene una presencia imprescindible es en el caso de la página web como soporte de difusión. Y es que si una empresa tiene un público objetivo internacional, unos clientes potenciales que se encuentran fuera de España y hablan otro idioma, este espacio digital debe estar traducido correctamente. De ello dependerá, en gran medida, el éxito de su negocio a nivel exterior.

Así, además de los textos, la página web debe contar con los contenidos audiovisuales traducidos -bien doblados, bien con subtítulos en el idioma al que se dirijan- y contener los elementos de posicionamiento web necesarios para poder escalar resultados en los buscadores de otros países. Lo mismo puede decirse de las campañas de publicidad que utilice, de los emailings así como de las estrategias de marketing de contenidos que lleve a cabo.

Es por ello que en el sector exterior se hace imprescindible contar con un servicio de traducción adecuada que se traslade al ámbito del marketing. Teniendo en cuenta los resultados y volumen de negocio que las empresas españolas están consiguiendo en el mercado foráneo, la inversión en este aspecto se convierte en crucial.

Periodista especializada en marketing online. He pasado por El Mundo, Cadena Ser, Europa Press, Reuters...