Responsable E-commerce en HUMEX SA - Profesor en la Universidad de Nebrija - Conferenciante
PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

El día 17 de febrero de este 2019 Saber y Ganar cumplirá nada más y nada menos que 22 años en la parrilla televisiva y lo hace más en forma que nunca. El más longevo de los concursos de la televisión española, acumula audiencias nada desdeñables alrededor del 8% cuando la media en su canal es de poco más de un 2,5%. Si esto lo transformamos en valores absolutos, el programa presentado por el mítico Jordi Hurtado obtiene muy a menudo cifras cercanas a 1.000.000 de espectadores al día. Es una barbaridad. Habrá a quien le guste mucho o nada el programa, pero lo cierto es que es innegable que ha sabido mantenerse a pesar de convivir en un medio, el de la televisión, caracterizado precisamente por la volatilidad y la impaciencia de resultados.

Volviendo al motivo de este artículo, este programa es un buen ejemplo de lo que significa el arte del mercadeo propiamente dicho. Algunos defendemos que el buen marketing es el que perdura, el que es valiente, el que tiene convicción y el que sabe cumplir una función concreta necesaria para la sociedad para hacerla mejor. Pues Saber y Ganar reúne todos los requisitos y os voy a decir por qué.

Perdura

Es evidente que, después de más de 2 décadas, este programa sigue rellenando un importante nicho que muchos otros no han sabido completar.

Es valiente

Algunos pensaréis que no es un programa atrevido, que se ha quedado anticuado. Pues decidme si no es valiente, en una sociedad hiperconectada e impaciente como la actual, emitir diariamente un programa de casi una hora y media de duración y que habla de ópera, de cine clásico, de historia del arte, de ciencia o incluso se atreve a preguntar operaciones matemáticas cuando hoy todo nos lo calcula un chip. Hay que ser muy valiente para atreverse a llevar la contraria a la sociedad digital.

Tiene convicción

Su director Sergi Schaaff, de más de 80 años de edad por cierto, dirige con maestría y cree en un programa que no aspira a gustar al público generalista ni tampoco pretende ser líder de audiencia. Aspira a agradar a su público que, haciendo caso de los datos, año tras año incrementa pasando de generación en generación. De la mano del mítico Jordi Hurtado y su inseparable compañero Juanjo Cardenal, la voz del programa, siguen erre que erre con sus preguntas, sus particulares explicaciones y con sus pruebas que ya sea han convertido en un clásico: la calculadora humana, el reto, cada sabio con su tema?

Cumple su función

Así es, el programa te gustará más o menos; te parecerá más antiguo o más moderno, pero os planteo una pregunta ¿qué harían este millón de personas que sintonizan "La 2" cada mediodía si no tuvieran esta opción?

Los profesionales del marketing, los emprendedores o los empresarios podemos fijarnos en este buen ejemplo. Un proyecto sin complejos que respondería sin titubear a las clásicas preguntas que todo profesional de la comunicación o el marketing tiene grabadas a fuego: qué, cómo, cuándo y dónde.

Y ahora sí, dejadme acabar estas líneas mostrando mi admiración por este programa. Debo confesaros que me moría de ganar de escribir este artículo, lo reconozco. Soy millennial nacido a mediados de los 80 y veo este programa desde que lo emitieron por vez primera. Admito que he pasado largas temporadas sin verlo, pero siempre está ahí, como alternativa, como un espacio en el regocijarse con la cultura y aprender sobre lo que sea. Ahora, por una cuestión de tiempo y trabajo, no puedo verlo en TV pero procuro siempre que puedo conectarme a una pantalla y verlo a la carta. Las cosas han cambiado, ahora vemos la TV desde cualquier lugar y en cualquier momento. La sociedad parece ser más impaciente que nunca, tenemos acceso a la información en un clic, todo va muy rápido y estamos hiperconectados por todas partes con móviles, tabletas u ordenadores.

Pero el bueno de Jordi Hurtado está ahí, como si nada hubiera cambiado pero más actual que nunca. Sabiendo en todo momento qué hacen y por qué lo hacen; pero sobre todo con la sabiduría del que sabe que las cosas con pasión y convicción acaban saliendo. Y amigos, el mejor marketing va de eso, de emociones, de pasión, de saber y de?¿por qué no? También ganar.

Responsable E-commerce en HUMEX SA - Profesor en la Universidad de Nebrija - Conferenciante
ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo