Director General de InfoSol. MBA y Consultor en Dirección, Planeación Estratégica, Mercadotecnia,...
PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

La mayoría de quienes tuvimos o tenemos la oportunidad de tener cerca a nuestro padre, podemos hablar sobre las lecciones que nos enseñaron gracias a sus consejos, su testimonio de vida, su trabajo, etcétera; sin embargo, muy pocos de quienes tenemos el privilegio de ser padres, hablamos de lo que aprendemos de nuestros propios hijos, pues ellos también enriquecen nuestra vida no únicamente como papás sino también en el desempeño de nuestros diferentes roles sociales.

Pensando en esto, he querido destinar este espacio para compartir algunas sencillas anécdotas de mi vida como papá, en las que mis hijos me enseñaron algunas lecciones que, jamás imaginé, serían tan equiparables a situaciones de mi vida personal y profesional como consultor de marketing.

Vamos a darles un vistazo juntos, seguro que encontrarás algunas coincidencias con tu vida; y lo mejor es que quizá, te pueden ayudar a ser un mejor profesional de marketing y desarrollar estrategias más exitosas.

Repetir tus mensajes clave una vez, otra vez y una vez más

Cada vez que escucho frases como "no toques allí", "no subas los pies", "levántate temprano", "lávate los dientes", entre otras más; viene a mi mente la imagen de mis hijos pequeños y adolescentes, a quienes era necesario decirlas una y otra vez hasta que, finalmente, las entendieron e incorporaron a su vida diaria. Lo mismo debemos hacer en una estrategia de marketing cuando se trata de incorporar los mensajes clave a nuestros buyer personas. La clave para ser exitosos con los mensajes de marca, es repetírselos una y otra vez, pues esto hará que cuando ellos escuchen ciertas frases, piensen indudablemente en tu marca o tus productos.

¡Aprovechar el Newsjacking!, el momento es "ahora", no mañana

Cuando vi a mi hija de 18 años, muy apurada por no conseguir una playera que usaría para ir a un concierto, le dije: "¿Cuál es la prisa, la consigues después?"; pero ella me respondió: "¿Después para qué papá?, ya no me sirve". Y mi hija tenía razón, pues hay momentos únicos que si no se aprovechan, se vuelven oportunidades perdidas. Así sucede con el Newsjacking y/o Eventos de Temporada, grandes oportunidades para lograr visibilidad y engagement con nuestras audiencias, que para aprovecharlas y tener éxito necesitamos actuar en el momento preciso, siendo creativos y generando contenidos de valor para la audiencia.

Siempre mantener cada promesa hecha

Las promesas a nuestros hijos como: "si haces la tarea te dejo ir a jugar" o "si tienes buenas calificaciones podrás ver la tele", son muy comunes, ya que las vemos como nuestra única arma para tener el "control". Pero ¡cuidado!, porque no siempre podemos cumplirlas, y sé por experiencia que eso a la larga nos hace perder la confianza y credibilidad con nuestros hijos. Con una marca pasa algo similar, de hecho, vendemos promesas; así que debemos asegurarnos de no prometer en exceso y de cumplir nuestra promesa a los clientes. De lo contrario, se perderá la confianza en nuestra marca, y recordemos que los consumidores no compran a marcas en las que no confían.

Promover nuevas funcionalidades de los productos o servicios

Una de mis hijas se volvió "fan" de los juguetes nuevos, pues se aburría fácilmente de éstos y quería otro más. Este hecho se estaba convirtiendo en un dolor de cabeza hasta que descubrí que la muñeca en turno, que mi hija ya había "botado" en una caja de cartón, estaba hecha a prueba de agua. Así que se me ocurrió darle un nuevo uso: llevé la muñeca al baño antes de que mi hija entrará a la ducha y la puse dentro de la tina con agua. Desde entonces se volvió su fiel compañera cada vez que se trataba de estar en el agua. Algo similar podemos hacer con nuestros productos o servicios para evitar convertirnos en una marca "desechada". Solo necesitamos encontrar las distintas funcionalidades que nuestros productos/servicios pueden tener para satisfacer las necesidades actuales de nuestros buyer personas, y comunicarlas; así estaremos siempre vigentes en su mente y corazón.

No enviar al cliente con "mamá" porque seguro regresará contigo

Yo no tenía intención de que mi hija de 13 años asistiera a un viaje a Guanajuato, así que cuando me pidió el permiso, le dije la típica frase de "pregúntale a tu mamá", pues yo sabía que ella, sin evasivas, le diría que no. Pero no conté con que mi esposa haría lo mismo. Así que mi hija volvió nuevamente conmigo y me dijo: "Por fin papá? ella dice que te pregunte a ti". Al hablar de servicio al cliente, nos topamos con situaciones similares. Y es que para tener clientes satisfechos y leales, necesitamos dar un servicio al cliente omnicanal; de manera que, sin importar la vía, sus dudas puedan ser resultas sin tener que buscar en un lado y en otro para obtener respuestas.

Como puedes darte cuenta, se trata de sencillas situaciones que, aunque cotidianas, pueden traer a nuestra mente grandes ideas al momento de planear o llevar a cabo nuestras estrategias de marketing. Como padres, aprendemos buenas lecciones de nuestros hijos, y también como hijos, tenemos buenas enseñanzas de nuestros padres.

Una frase del poeta estadounidense Mark Van Doren, dice así: "El arte de enseñar es el arte de ayudar a descubrir". Si nos damos cuenta, todos los días tenemos la oportunidad de enseñar y aprender algo nuevo; y está en nuestras manos aprovecharlo para tener un futuro exitoso en todo lo que hagamos.

Director General de InfoSol. MBA y Consultor en Dirección, Planeación Estratégica, Mercadotecnia,...
ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo