PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

En el equipo de marketing uno de los elementos más importantes es, y aunque pueda parecer redundante, el equipo. Se necesita trabajar de forma coordinada y conjunta, especialmente más ahora que la estrategia de marketing y su ejecución dependen de más elementos y más realidades y el trabajo de las diferentes áreas impacta de forma notable en las demás. De hecho, la importancia de tener una visión holística de las cosas es ya tal que ya no se trata solo de hacer un trabajo conjunto en el departamento de marketing, sino de que este conecte ya también con las demás áreas de la empresa.

Por tanto, es cada vez más importante comprender las dinámicas de los equipos de marketing y cómo funcionan las cosas entre los diferentes miembros de los mismos. Se necesita saber cómo se trabaja, cómo se colabora y cómo se gestionan las cosas. Habitualmente, los análisis se suelen centrar en la visión que los máximos responsables de marketing tienen de la realidad de la industria, de los objetivos a cumplir o de los retos por superar. Sin embargo, es también muy importante comprender cómo ven a sus equipos y qué esperan de ellos y de su actividad.

Un estudio reciente de CoSchedule se ha centrado en eso, en analizar cómo ven los responsables de marketing a sus equipos y qué opinan de su trabajo. Las conclusiones de este estudio, con un alcance global, apuntan a que, en general, se pueden señalar cinco grandes realidades sobre los equipos de marketing y sobre cómo operan.

Así, han determinado que aquellos que son los mejores son organizados (los marketeros más organizados son un 397% más probables de obtener éxito), se fijan objetivos, documentan su estrategia y son proactivos a la hora de planear proyectos y campañas. Además, también descubrieron que emplean procesos y herramientas de gestión que agilizan las cosas.

Organización y trabajo

A todo ello hay que sumar que los responsables de marketing creen que sus equipos sobre proactivos a la hora de planear proyectos y que sus trabajadores tienen capacidades sólidas a la hora de organizar las cosas.

Así, un 51% de los encuestados ha asegurado que sus equipos son proactivos a la hora de organizar su trabajo, desarrollando procesos claros a partir de las herramientas disponibles para ello. Los datos se completan, además, con un 14% de los encuestados, que ven a sus equipos ya no como organizados sino directamente como muy proactivamente organizados. La excepción son aquellos que no creen que su equipo de gestione bien de forma autónoma. Un 18% asegura que su equipo es desorganizado y un 7% directamente muy desorganizado. Un 10% no está seguro de cómo encasillar a su equipo.

Además, la visión positiva de los equipos no está marcada solamente por una visión del uso de las herramientas y de una proactividad a la hora de hacer las cosas, sino también por las propias capacidades del equipo. Un 55% de los responsables considera que sus trabajadores tienen en cierto grado fuertes capacidades organizativas y un 19% lo cree fuertemente.

Los equipos trabajan, eso sí, con márgenes claros. La mayor parte de los equipos tienen fechas de entrega marcadas para las cosas. Un 30% de los responsables de marketing asegura que siempre pone fechas límite, un 38% que lo hace la mayor parte de las veces y el 20% que lo hace algunas veces, porcentajes muy superiores al 7% que lo hace rara vez y el 4% que lo hace nunca.

Resultados positivos

Además, en general, los responsables de marketing están satisfechos con lo que están haciendo. Preguntados por si su estrategia de marketing tenía éxito, el 54% dijo que la tenía en cierto modo y el 12% que era muy exitosa. Un 24% se quedó en una posición neutra y solo un 10% mostró opiniones negativas (un 7% señalaba que era en cierto modo fracaso y un 3% que lo era mucho).

La industria trabaja, además, en gran parte con objetivos en mente. Un 74% asegura que marca objetivos de marketing, frente al 26% que no lo hace.

De ese porcentaje que se pone objetivos, la mayoría abrumadora reconoce que los logra, aunque la horquilla de logros es variada. Así un 3% reconoce que lo consigue siempre, un 48% la mayor parte de las veces y un 41% algunas veces, frente al 6% que lo logra rara vez y el 3% que cierra en nunca.