PuroMarketing

Las marcas no se pueden apresurar a olvidarse del coronavirus: los mensajes deben seguir teniéndolo presente

Hacer marketing y publicidad durante estos meses parece casi como caminar sobre arenas movedizas. De la noche a la mañana el contexto en el que operan las marcas ha cambiado por completo y la situación se ha vuelto más compleja que nunca.

Las compañías no cuentan con guías claras sobre qué deben hacer y qué no, porque hacía mucho tiempo que no nos enfrentábamos a una pandemia global como la que ha protagonizado el coronavirus. Se suele hablar de la crisis de la gripe del 18 como ejemplo, pero eso queda demasiado lejano y la sociedad ha cambiado demasiado como para que le pueda servir a las marcas como guía de lo que deben hacer.

Por tanto, es más importante que nunca comprender cómo está cambiando el mercado, qué funciona y qué no en marketing y cómo deben ajustarse las marcas a la situación que impera. Como señalan en un análisis en MobileMarketing, ahora mismo se pueden identificar tres grandes tendencias transversales en lo que a consumidores toca que impactan en lo que las empresas deben hacer en marketing.

La crisis del coronavirus no ha terminado

Los procesos de desconfinamiento en muchos países y el hecho de que el tiempo ha pasado podría llevar a pensar que la crisis del coronavirus ha terminado o que al menos hemos entrado en una situación distinta. En realidad, no es así. No solo las autoridades sanitarias recomiendan seguir alerta y tomar medidas de seguridad contra el virus, sino que además los consumidores siguen estando preocupados.

Como explican en el análisis, los ciudadanos están cada vez más convencidos de que esto va para largo y también está aumentando la ansiedad. Son más quienes piensan que todo esto durará seis meses o más de los que lo pensaban hace unas semanas y también ha aumentado la preocupación en temas económicos, financieros y de salud.

Las marcas no pueden dejar atrás la crisis en sus mensajes

La publicidad y el marketing pivotaron en marzo y en abril con mensajes ajustados al contexto. Era la época de la publicidad del coronavirus. En la nueva normalidad resulta demasiado tentador hacer borrón y cuenta nueva y volver a los mensajes habituales y pre-crisis.

Sin embargo, los datos del mercado dicen que todavía es pronto para ello. Las marcas deben seguir siendo plenamente conscientes del contexto y de lo que los consumidores esperan, que son todavía mensajes que se ajusten al estado de las cosas. Su interés por este tipo de mensajes de marca no ha disminuido mucho.

Ayudar a los trabajadores y a los ciudadanos impactará en la fidelidad a largo plazo

Las acciones que las marcas están realizando ahora y el modo en el que responden a la situación no solo impactará en lo que ocurra en este momento, sino que tendrá un eco que irá mucho más allá. Tocará al largo y medio plazo.

Como explican en el análisis, el realizar acciones que impacten en los ciudadanos y en los propios trabajadores, que les ayuden a pasar este mal trago y que los apoye, logrará mejorar la fidelidad a la marca e impactará más allá del momento exacto en el que se realizan. Será un elemento con impacto a medio y largo plazo.