PuroMarketing

  • OPINIÓN
Consultora Senior de comunicación y marketing para cuentas internacionales. Mi misión es mostrar la...

El crecimiento del mercado ecológico en España es desde hace unos años más que evidente. Y, a la cola de países como Alemania, Francia u otros países nórdicos, aquí aún está lejos de tocar techo. La feria de referencia del sector en nuestro país, Biocultura, no deja de crecer año tras año (obviemos referencias a la pandemia y su incidencia en los eventos multitudinarios...). Las líneas "verdes" en las grandes superficies, especialmente de alimentación, no paran de aumentar, incluso las cadenas más reacias a este modelo de negocio, están cediendo a la demanda popular de un consumo más responsable y sostenible. También la industria textil y de automoción, unas de las más contaminantes que ya está reaccionando a esta realidad y conciencia colectiva.

De ahí que, en general, la conversión hacia lo ecológico esté presente en prácticamente todas las compañías, bien en su gama de productos o servicios, en la forma de servirlos o entregarlos, en su embalaje o embotellado, o, a veces, simplemente en su nombre o imagen de marca. Sabemos de una archiconocida cadena de hamburgueserías, cuyo color emblemático hasta hace un par de años era el rojo, que se ha pasado al verde.

No obstante, a medida que la demanda de bienes y servicios cada vez más respetuosos con el medio ambiente aumenta, la exigencia del consumidor también. Y es aquí donde desde los departamentos de comunicación y marketing han de ser tan cuidadosos como respetuosos. Tanto los clientes como la propia sociedad, muy bien interconectada, es muy sensible al greenwashing y tolera muy poco este tipo de malas prácticas, muy fácilmente denunciables a través, por ejemplo, de las redes sociales.

Por eso la mejor forma de vender un producto o servicio verde es que lo sea. Desde el marketing y la comunicación podemos emprender muchas acciones para fomentar la imagen ecológica y saludable de un producto o servicio. Ahora bien, es imprescindible que efectivamente lo sea.

El coste reputacional del greenwashing es tan alto que un buen profesional o un ejecutivo de miras han de rechazarlo tajantemente. El respeto hacia el medio ambiente comienza por el respeto hacia el otro. Y en cuestiones de marketing y de comunicación, el otro es el cliente, la audiencia. Y, por tanto, respetarla como seres conscientes, inteligentes y con criterio es fundamental.

A partir de ahí, desde los equipos de marketing podemos diseñar y desarrollar estrategias brillantes para que el carácter responsable, sostenible y ético de una marca, un bien o un servicio pueda llegar tanto a su máxima expresión como al mayor número de personas posible.

Cuando el consumidor o el lector se siente íntegramente respetado por toda la cadena de valor de una marca, es fácil contar con su fidelización y, casi aún mejor, su prescripción. A día de hoy existente numerosos estudios que avalan la predisposición de las personas a pagar más y a hablar bien de él, cuando el producto o servicio es sostenible y de calidad.

De nada nos va a servir realizar una formidable campaña de marketing de una marca que no está alineada con su target desde su propia estructura corporativa. La cual ha de darse a conocer de la forma más transparente posible. A mayor comunicación, más confianza, luego más fidelización y éxito.

Y es una realidad que no hay mejor estrategia que la que apuesta por el medio y largo plazo. Una propuesta que evidencia un claro compromiso con la sostenibilidad. Pues los resultados no se cosechan de forma inmediata. Hay que esperar. Pero merece la pena.

Consultora Senior de comunicación y marketing para cuentas internacionales. Mi misión es mostrar la...