PuroMarketing

Un director recupera una idea de película de Pessoa en una de esas noticias literarias virales, que es además marketing de contenidos de Samsung que se populariza de forma orgánica
Cuando la sorprendente película es en realidad marketing de contenidos

Antes de convertirse en el rey de las tiendas de recuerditos de las ciudades portuguesas y antes incluso de ser el escritor por excelencia de la literatura lusa del siglo XX, Fernando Pessoa era un oficinista que trabajó en una oficina de publicidad - suya fue la primera y frustrada campaña de Coca-Cola en Portugal - y se interesaba por el emergente mundo del cine.

En los años 20, de hecho, escribió diferentes ideas de películas, que no salieron a la luz hasta hace unos años cuando fueron publicadas en un único tomo. Una de esas ideas era la de O Ídolo, una de esas clásicas historias de misterio al estilo de las novelas de detectives que entonces hacían furor. Un banquero tiene que llevar de Nueva York a Southampton un valioso ídolo, pero decide crear un juego con un grupo de pasajeros. Siguen asesinatos, desapariciones y misterios.

Igual que hace unos años se recuperó por escrito las ideas de cine de Pessoa, ahora se han recuperado en imágenes. O Ídolo se ha convertido en un corto que recrea el glamour de los transatlánticos y la moda de los años 20, con un reparto que recrea en inglés y en portugués las líneas maestras de la historia. Sería una curiosidad, pero además es marketing de contenidos.

El corto es un trabajo del director Pedro Varela para la agencia Uzina y, al final, para Samsung Portugal. Obviamente, siendo como es una historia de los años 20 del siglo pasado, nadie usa dispositivos Samsung, pero eso poco importa. Todo, absolutamente todo, se grabó con un Galaxy S21 Ultra 5G, el último modelo de smartphone del gigante.

La historia es noticia por lo singular de recuperar uno de los argumentos de cine perdidos de Pessoa, pero funciona también como palanca para que se hable de la marca y para vender la calidad de los dispositivos de nueva generación de la compañía. Si ves la casi media hora que dura el corto lo harás por la curiosidad literaria o por intentar descubrir quién es el culpable, pero al final acabarás pensando en los terminales de Samsung.

Una carrera para ser la nueva fuente de películas o documentales

La idea no es exactamente nueva, pero eso no quiere decir que no sea cada vez más importante. Los consumidores están hartos de los anuncios y de los mensajes tradicionales de las marcas, pero reciben todavía de buen grado a los contenidos. Si a eso se suma que el boom del streaming está dinamitando las audiencias tradicionales de los medios y con ello las de las pausas publicitarias, se comprende de forma general el complicado estado de las cosas.

Para entrar en ese nuevo entorno y en los nuevos hábitos de consumo de los contenidos, las compañías deben pensar de una manera diferente. Es el boom potencial del product placement, pero también el de las series, documentales o películas de marca, en lo que casi es un revival de cómo empezó en su momento la televisión.

Los grandes gigantes ya lo están haciendo. Nike tiene su propia empresa de producción de contenidos y compañías como Pepsi o Patagonia han convertido sus anuncios en puntos de partida para películas o documentales.

Estos contenidos se integran, además, de un modo orgánico en la oferta de contenidos de los gigantes del streaming. Ya no es solo que el corto de Samsung se pueda ver en YouTube, es que uno de los documentales de Nike se estrenó en HBO y la película que parte de un anuncio de Pepsi - Uncle Drew - se puede ver en España en Prime Video.

Además, las compañías apuestan en general fuertemente por los documentales, porque estos les permiten abordar temas que les interesan con profundidad y cierta solvencia. Los contenidos son de extrema calidad, tanto que han llegado incluso a entrar en la temporada de premios.