PuroMarketing

La crisis ha sido el empujón final para una plantilla ya muy quemada
La Gran Espantada: por qué muchos marketeros están saliendo de la crisis del coronavirus decididos a dejar su trabajo

Una de las cuestiones sobre marketing, publicidad y recursos humanos que se repiten una y otra vez en los estudios sobre la industria es que la de que los profesionales del sector están muy quemados. El dato no es exactamente sorprendente, porque la industria ha estado lastrada por ciertos problemas estructurales recurrentes en lo que a gestión de talento se refiere.

El día a día de los máximos responsables de marketing, los CMOs, puede servir para comprender qué falla en la relación de las empresas con los marketeros. Los CMOs son los ejecutivos de la C-suite con una mayor rotación: son a quienes las compañías les dan menos tiempo para demostrar que son buenos en su trabajo antes de cambiarlos por otros directivos.

Las jornadas son muy largas y las expectativas no se suelen asociar a la realidad. Los datos de personal quemado en el equipo de marketing suelen ser muy elevados, porque las prácticas dominantes en el día a día suelen estar mucho más cerca del trabajo tóxico que de las recomendaciones para crear una oficina en la que los trabajadores estén felices con su trabajo y sus rutinas.

La crisis del coronavirus ha quemado más a los marketeros: aunque el teletrabajo se ha visto de forma positiva, la crisis ha empeorado su salud mental y ya hace unos meses se empezaba a temer que fuese el golpe de gracia para muchos profesionales de marketing y publicidad, empujándolos a tirar la toalla todavía más. El gran temor de la industria debería ser, por tanto, el que se avecine una gran espantada de profesionales.

Y las pruebas dicen que, que esto pase, es muy posible: en Estados Unidos ya se está hablando de "la Gran Dimisión", porque se están acumulando muchos ceses. Unos 4 millones de trabajadores abandonaron durante el mes de abril sus trabajos. La tendencia, sin embargo, no está limitada a Estados Unidos. Un estudio de Microsoft ha concluido que el 40% de la fuerza laboral se está planteando dejar su trabajo y a sus jefes durante este año.

El estudio habla de que se está al borde de "la disrupción", no solo porque muchos trabajadores estén pensando en dejar su trabajo sino también por el peso de los modelos híbridos de oficina. Uno de los puntos clave que destaca el estudio es que los trabajadores están agotados.

Aunque todos estos datos son genéricos sobre el mercado de trabajo, la realidad es todavía más dura en el terreno del marketing y de la publicidad, donde todo el mundo estaba ya muy quemado antes y donde la tendencia a abandonar la industria ya era muy acusada, efecto de las malas prácticas del propio entorno.

Lo que ocurre con el marketing y la publicidad

Como señalan en AdAge, la industria del marketing y de la publicidad debe prepararse para un potencial éxodo de talento. Los puestos de alta dirección de la industria funcionan como perfecto baremo para verlo: como recuerdan en el medio estadounidense, compañías de alto nivel, desde Facebook y a Bank of America, han visto como sus directivos de marketing dejaban sus posiciones.

La CEO de TBWALondon, Sara Tate, va a dejar su puesto en septiembre y las declaraciones que recoge AdAge son perfectas para condensar por qué la industria se enfrenta a un serio problema: "muchos de nosotros hemos estado trabajando de una manera que nos damos cuenta que no es sostenible para las próximas dos décadas y que ha invadido muchos otros aspectos de nuestras vidas".

El trabajo en marketing y publicidad canibaliza la vida privada y se lleva todas las horas, obligando además a jornadas excesivas y agotadoras. Si estos directivos lo dejan es porque no quieren seguir haciendo jornadas de 60 horas. Tampoco lo quieren hacer sus trabajadores de a pie.

La espantada no se está produciendo solo en la alta dirección, sino también en puestos junior y medios.

Los marketeros más jóvenes, que han podido teletrabajar durante el último año, no quieren volver a vivir en las grandes ciudades que dominan el universo del marketing y la publicidad, con sueldos de miseria y condenados a vivir en apartamentos pequeños y miserables, recuerdan en el medio estadounidense. Los puestos medios llevan mucho tiempo acumulando desgaste en una cultura de trabajo que ha sido bastante tóxica.

La mitad en una década serán freelance

¿Qué están haciendo los trabajadores que abandonan? AdAge habla de varias tendencias. Por un lado, las agencias independientes se están haciendo con el talento que abandona a las grandes. Por otro, los trabajadores dan el salto para ser freelance y tener control de sus jornadas (algunas estimaciones apuntan que en 10 años el 50% de la industria publicitaria será freelance).

Lo que ha quedado claro es que las prioridades de los trabajadores han cambiado y que las empresas no pueden seguir haciendo lo mismo que hacían antes.