PuroMarketing

A primera vista, la visión que los propios marketeros tienen de su industria es muy positiva, pero cuando se rasca la superficie empiezan los problemas 

¿Cómo es el día a día de los marketeros y de los profesionales de la industria? Preguntarles a los propios trabajadores ayuda a perfilar cómo son sus jornadas de trabajo. Habitualmente, se suele preguntar por horarios, rutinas de trabajo o avance en la carrera. El último estudio, sin embargo, se ha centrado en cómo se perciben las cosas en conexión con algunos de los grandes problemas del momento.

La investigación, The Global DEI Census, elaborada por la World Federation of Advertisers, ha preguntado a los propios trabajadores sobre sus experiencias dentro de la industria. Es un cómo ellos mismos ven el estado de las cosas.

En general, los propios trabajadores de la industria consideran que en marketing y publicidad se están haciendo las cosas mejor en términos de inclusión que en otros sectores. Un 64% de los encuestados asegura que su percepción es la de que en términos de inclusión lo hacen mejor que otras industrias.

Incluso han puesto nombres: por encima de un 60% creen que son más inclusivos que la industria de la salud y la farmacéutica o que el mundo de la educación y un 59% tanto que lo hacen mejor que los servicios profesionales, que como el retail o el ecommerce.

Aun así, no todo el mundo lo ve del mismo modo. La experiencia es diferente si se pregunta a un hombre que si se hace a una mujer. Un 69% de los hombres asegura que no hay discriminación o comportamientos negativos. La cifra baja al 61% entre las mujeres.

Lo que no es tan bonito

De hecho, cuando se pregunta por causas habituales de discriminación, las respuestas de las mujeres suben con respecto a la media. Un 27% de los encuestados, en general, dice que las empresas no tratan a los trabajadores que tienen hijos de forma justa. Si se limitan las respuestas a las mujeres, el porcentaje sube al 40%.

Y, al final, cuando se rasca la superficie, los propios marketeros también tienen quejas sobre cómo funcionan las cosas en su mundo. También se suman quejas contra el edadismo de la industria o las condiciones de trabajo de los más jóvenes.

En este último punto, aparece incluso un mayor sesgo de género. El estudio ha apuntado que la brecha de género en salarios es peor entre los nuevos fichajes, los trabajadores más jóvenes.

El problema de la salud mental

Los trabajadores de marketing sienten que sus empresas les apoyan con sus problemas de salud. Un 59% de los encuestados asegura que se sintieron apoyados por sus empresas más allá de su estado de salud.

Sin embargo, y por muy positivo que parezca el dato a primera vista, no lo es tanto cuando se va al detalle. Solo un 44% de los trabajadores de marketing reconoce que la empresa para la que trabaja sabe de sus problemas de salud o de sus discapacidades.

Tampoco hay que olvidar que la industria tiene un serio problema en términos de salud mental. Los estudios han ido dejando claro, año tras año, que los marketeros están muy quemados. Las conclusiones de este estudio lo refuerzan. El 71% de los trabajadores de marketing asegura que ha sufrido problemas mentales o cognitivos. El trabajo no parece lo mejor en términos de salud mental.