PuroMarketing

A pesar del auge de los vídeos online y todas las buenas señales sobre su influencia y popularidad, las marcas y anunciantes parece que siguen prefiriendo la televisión para llegar a las grandes audiencias.

Generar millones de impactos publicitarios para intentar que se les recuerde y se hable de ellos, es el valor más importante que otorgan a la publicidad en el medio de masas por antonomasia. Y lo prefieren así frente al vídeo online cuando se trata de que sus campañas logren un gran y mayor alcance.

Mientras que la mayoría de estudios señalan al vídeo online como favorito para segmentar las campañas y lograr mayores niveles de engagement, la televisión juega sus propias cartas ofreciendo el elevadísimo número de espectadores que a diario se sientan frente a su pantalla. Una reciente encuesta de Placemedia indica que el 89% de los anunciantes considera que las impresiones televisivas son más importantes que las del vídeo online.

Aunque las cifras podrían ponerse en entredicho por tratarse de un "estudio interesado" de una empresa que precisamente vende espacios televisivos a los anunciantes, sí es interesante conocer por qué prefieren la televisión, en qué supuestos la eligen antes que el vídeo online. El 67% de los encuestados escoge el anuncio televisivo cuando necesita llegar un publico muy variado y amplio y es sin duda la principal ventaja que encuentra en la televisión. El resto de motivos tiene mucho menor peso, como crear expectación antes de un evento (27%), dar a conocer la marca (23%), asegurarse de que el vídeo se ve por completo (19%) o buscar una respuesta inmediata(13%).

Ambos medios se contraponen constantemente en busca de la mayor efectividad de las campañas, cuando quizá lo razonable sería contemplarlos como canales complementarios más que competidores. En realidad, las líneas entre la publicidad online y offline son cada vez más difusas. Anuncios de televisión que son altamente comentados en redes sociales y logran un éxito espectacular en las plataformas de vídeo online; o usuarios que buscan un producto en sus dispositivos móviles después haber visto el spot cuando veían su programa favorito.

Cada canal tiene sus ventajas y sus puntos débiles. El enorme consumo  y la influencia de la televisión no pueden cuestionarse, como tampoco el tremendo potencial de segmentación que permite el vídeo online. Se pueden aprovechar ambas ventajas para construir una estudiada estrategia publicitaria, que sepa sacar partido también al consumo multipantalla que se da cada día más en los hogares.

Es una discusión paralela a la que existe sobre la publicidad online y offline, que también los encuestados por Placemedia confirman. El 88% considera que tendría muchos beneficios poder segmentar mejor las audiencias televisivas: podrían adaptar mejor los mensajes a los intereses de los espectadores, harían un uso más eficaz de sus recursos publicitarios, obtendrían mejores ROI y emplearían mejor el dinero que destinan a los anuncios.

Periodista y Community Manager