PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Los medios de comunicación tradicionales están perdiendo a los consumidores más jóvenes, como diferentes estudios han ido apuntando en los últimos meses y hasta ahora. Un nuevo informe sobre hábitos de consumo ha añadido más cifras sobre esta situación y ha ayudado a confirmar la tendencia.

Un estudio sobre paneles de audiencias de la Ofcom (el equivalente en Reino Unido a la antigua Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, CMT, en España) ha confirmado que los jóvenes están cambiando los hábitos de consumo de televisión con respecto a sus padres. Mientras la media de consumo de contenidos televisivos de los adultos británicos es de 2 horas y 58 minutos por día, la de los jóvenes de entre 11 y 15 años (los miembros de la Generación Z a la que las marcas están aprendiendo a entender) se quedan en la mitad. Estos consumidores solo ven la televisión durante 1 hora y 32 minutos.

Estos números no implican que los jóvenes no estén consumiendo contenido o que lo hagan menos que los adultos sino que demuestran una tendencia de cambio en cómo consumen esos contenidos y los soportes preferidos para ellos. Los adolescentes han cambiado la televisión por la red: en vez de sentarse en el sofá y ver qué echan en el televisor, ellos prefieren conectarse a internet y consumir contenidos a la carta. YouTube, Vimeo y Vine son las principales fuentes de contenidos de las que echan mano, pero también consumen vídeos de Facebook o Twitter y, llamativamente, de los medios de comunicación online. Ellos ven las noticias en los vídeos de los medios electrónicos.

Los grandes ganadores de estos cambios en las pautas de consumo son, por tanto, las diferentes herramientas que ofrece internet para acceder a los contenidos. Los adolescentes son valedores de las páginas de vídeo bajo demanda, de las redes de vídeos o los contenidos que les llegan a través de las redes sociales. Lo que sucede con el vídeo sucede, además, con otros contenidos. Los adolescentes también superan a los adultos en consumo de música en streaming o en visionado de vídeos musicales (uno de esos contenidos que triunfan ampliamente en YouTube), como demuestran las cifras de Ofcom.

Es difícil determinar cómo serán los consumidores de la franja de edad más baja, ya que aunque los niños sí ven un poco más de televisión que los adolescentes ellos tienen unos hábitos de consumo de los contenidos mucho más marcados por lo que sus padres deciden que por sus propios intereses.

Más cerca del apagón total

Los adolescentes no solo ven menos la tele que los adultos, sino que además están más dispuestos a no verla nunca. Un 22% de los encuestados de esa franja de edad por el regulador británico asegura que en alguna semana no ha visto la televisión jamás.

Estos consumidores se convierten así en un caladero de potenciales miembros de la llamada Generación Zero-TV, aquellos que han decidido no tener tele. Las cifras muestran una tendencia alcista en Estados Unidos, donde cada vez son más las personas y las familias que han prescindido de la televisión tradicional (y no dan por tanto de alta una suscripción de cable, la llave en EEUU para acceder al contenido televisivo) para centrarse únicamente en lo que internet puede ofrecerles. Los ratios de consumo televisivo no han parado, además, de bajar año tras año, lo que pone en una situación bastante peliaguda a los responsables de los medios de comunicación.

Los millennials, la generación que va justo antes de la Generación Z, son los grandes abanderados del cambio y se han convertido en una de las grandes audiencias perdidas por las cadenas televisivas. La Generación del Milenio prefiere acceder a los contenidos sociales, reduce su uso de la televisión tradicional y busca otro tipo de contenidos diferentes a los de las generaciones anteriores, como demuestran las pautas de consumo de contenidos de esta generación.

Periodista online y apasionada por la literatura, las nuevas tecnologías y por los zapatos. Editora...
Fundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo