PuroMarketing

El canal, llamado Direct, solo está disponible para navegador y en el país vecino 
Netflix 'inventa' la tele: está probando ya un canal lineal en Francia

El gran cambio que ha traído la última década del siglo XXI a cómo se consumen contenidos audiovisuales ha sido la de la crisis de la televisión tradicional y el advenimiento de los nuevos formatos de consumo de contenidos. La tele ha dejado paso al streaming, lo que ha cambiado quiénes dominan el mercado (los players de la tele tradicional se han visto sustituidos por los del VoD) y también cómo se accede a los contenidos.

La televisión funciona con un sistema lineal. Su equipo de programadores decide qué se muestra en qué momento exacto. Si no estás ahí cuando lo emiten, has perdido la oportunidad de ver ese contenido. Los programadores también deciden cuándo se van las imágenes a publicidad y qué tipo de contenidos dominan en cada franja horaria. Frente a ello, el streaming da total libertad a los espectadores, que son quienes eligen qué ven y en qué momento. Los contenidos se presentan en una aparente igualdad: ahí están todos nuestros contenidos, escoge el que más te apetece.

Esta diferencia fue la que atrajo a los primeros espectadores al vídeo bajo demanda. La libertad de ver las cosas cuando se quiere y cómo se quiere se estableció como uno de los elementos clave para conectar con las audiencias. Si a eso se suma que el streaming llegaba bajo pago pero sin anuncios (algo que las teles premium no habían logrado conseguir), se entiende por qué conectó con las audiencias.

El problema está ahora en que el VoD quiere llegar a más audiencias (y las de más edad están acostumbradas al modelo de programación) pero también en que los espectadores están un poco saturados del exceso de contenidos.

De hecho, esto último es ya un meme en sí mismo. Lo que tardas no es tanto viendo contenidos en plataformas de streaming sino haciendo scroll infinito decidiendo qué ver y cuándo. La cantidad de contenidos es abrumadora y decidir qué se quiere ver muy complicado.

Y ahí es donde podría tener un revival el formato de la tele tradicional: Netflix va a probar un canal de televisión lineal. El canal se va a probar en Francia, un mercado en el que todavía se consume mucha televisión tradicional. la propia compañía así lo reconoce: "En Francia, ver la tele continúa siendo algo muy popular para gente que busca únicamente una experiencia de reclinarse y no tener que escoger los programas".

Cómo funciona Direct

Direct solo estará accesible para quienes sean ya suscriptores de Netflix en Francia y lo hará además de un modo limitado. Solo se podrá ver en navegador web y no estará disponible en servicios de terceros que ofrecen sus contenidos (Netflix tiene acuerdos con las telecos francesas para servir contenidos).

Como explican en los medios franceses, que ya han probado lo que ofrece el canal, los espectadores tienen una guía de programación que les permite ver qué se les servirá durante los siguientes días. En cualquier momento se puede abandonar la emisión en directo de contenidos para volver al visionado tradicional de la plataforma de streaming. Los contenidos están pensados, eso sí, para adultos y no hay una versión Netflix Kids de esta función.

Direct emitirá películas y series, tanto francesas como internacionales. Por ahora, la compañía ha hecho un lanzamiento 'suave' del canal, como señalan en Variety, pero lo hará accesible a más gente en diciembre. Francia será el mercado en el que probarán cómo funciona (y Francia es también un mercado en el que este año han aumentado sus apuestas y sus esfuerzos, ampliando su inversión en contenidos hechos en Francia).

Como explican en el medio estadounidense, con el canal Netflix Francia podría intentar llegar a los consumidores que se dieron de alta durante el confinamiento pero que ya están saturados de hacer binge-watching y también a los consumidores de más edad.