PuroMarketing

El número de espectadores que siguen los Juegos vía internet ha subido de forma notable, abriendo la puerta para la batalla del deporte en el streaming 
¿Están demostrando los Juegos Olímpicos que la televisión se está quedado anticuada y sin bastiones frente al streaming?

En la guerra entre la televisión y el VoD, el streaming está ganando la batalla de forma clara. Las audiencias de la televisión caen y hasta el prime time pierde fuelle, pero mientras esto pasa las plataformas de streaming van ganando en peso y sus contenidos se van posicionando como los más destacados y populares. A la tele solo le queda un bastión, un punto fuerte, el de los grandes contenidos en directo, que las plataformas de VoD no tienen. Pero ¿estás los Juegos Olímpicos poniendo esto también en duda?

En Estados Unidos, la NBC está dejando la cobertura de los Juegos en parte en su servicio de streaming, Peacock, lo que además ayuda a posicionarlo frente al consumidor. También en España RTVE incidía en la presentación de la cobertura que iba a hacer en que se iba a poder seguir en "RTVE digital".

A todo ello hay que sumar que los contenidos que los propios deportistas participantes están subiendo a TikTok se están convirtiendo en muy populares, protagonistas ellos mismos de su propia cobertura informativa derivada.

Por ello, los Juegos Olímpicos ya no se pueden ver solo en la televisión lineal. Ya no se podían ver en la televisión únicamente en el pasado. En las anteriores ediciones, las redes sociales ya fueron una pieza decisiva y muy importante en el acceso a la información olímpica. Este año, sin embargo, la popularidad de la red y el uso del streaming para acceder a estos contenidos podría ser una especie de espaldarazo final para este tipo de plataformas y para el uso en acceso a contenidos deportivos.

Los datos ya lo están demostrando. Conviva acaba de presentar un estudio global sobre el uso de streaming y social para acceder a los contenidos de los JJOO y sus porcentajes apuntan ya en esa dirección. No solo hay más gente que usó la red para acceder a estos contenidos, sino que además su experiencia está siendo mejor.

Más espectadores y mejor experiencia

Frente a la ceremonia de apertura de los Juegos de Invierno de 2018, el streaming subió en un 279% en visionado de la ceremonia olímpica de apertura. El 27% del tiempo de visionado en streaming de este contenido se fue a pantallas móviles y otro 27% a escritorio de ordenador. La mayor parte se hizo, eso sí, con una televisión conectada: un 14% de visionados fue en una smart TV y un 23% en un dispositivo para conectar la televisión.

¿Por qué se ha producido este crecimiento? Según Conviva, este año las expectativas de los espectadores posiblemente eran mucho más elevadas pero la experiencia fue mejor que en el pasado. Los espectadores que siguieron en directo vía internet la ceremonia se encontraron con un 35% menos fallos en el inicio del visionado que en el pasado.

A esto, se puede añadir que los propios ciudadanos se han acostumbrado todavía más a ver contenidos vía internet y que los servicios y plataformas que los ofrecen tienen cada vez más calado. La televisión ya no es solo ese terminal en el que se ven canales en directo, sino un portal de acceso a contenidos online.

La guerra del VoD: los deportes

Todo ello podría tener además un impacto colateral en cómo se reparten las cosas y cómo las plataformas de VoD captan a sus espectadores. Hasta ahora, los grandes eventos deportivos eran algo de la televisión, que se peleaba por ellos para captar a las audiencias.

Pocos grandes eventos acaban en canales en abierto, cierto, pero cuando no lo hacen lo hacen en sistemas de pago en los que se paga por acceso a canales de televisión premium, pero televisión al fin y al cabo.

Los deportes suelen arrastrar a grandes audiencias y, sobre todo, a nichos de audiencia fiel que están dispuestos a pagar para ver. Eso es algo que aprendieron las telecos cuando entraron en la guerra por el fútbol para captar y fidelizar abonados.

Es algo que las plataformas de streaming están también aprendiendo ahora, tanto que se dar por sentado que la próxima guerra del streaming será por el deporte. Quizás será con pure players especializados (Dazn era uno de los que lo estaba intentando, hasta que la crisis del coronavirus desbarató sus planes) o quizás con los que ya existen ahora.

En Francia, uno de los grandes movimientos del mercado televisivo de las últimas semanas ha sido justamente ese: Amazon se acaba de hacer con los derechos de la liga francesa por 250 millones de euros anuales. Prime Video tendrá un canal especial dedicado al fútbol que costará 12.99 euros al mes para sus abonados de Prime Video.

Para ver los partidos no solo tendrás que pagarle a Amazon, sino que además deberás tener su servicio Prime. Será interesante ver qué ocurre con sus números de abonados cuando arranque la competición al final del verano.