PuroMarketing

¿Están a salvo nuestros datos y privacidad?

The Guardian y The Washington Post,  han generado un auténtico revuelo tras dar a conocer los datos de informe de la Agencia de Seguridad Nacional, que podrían probar el supuesto control de EE.UU sobre determinados contenidos de internet.

Este documento, clasificado como “top secret”, contendría información específica sobre determinadas operaciones de control y seguimiento de datos para cuyo objetivo se contaría con la colaboración de las propias empresas 'espiadas', a pesar de que tras ser consultadas, algunas de ellas ya han manifestado desconocer dichas actividades.

Entre estas compañías podrían encontrarse algunas como Apple, Yahoo, Skype, Google ,Microsoft, AOL  o la propia red social de Facebook, y a cuyos datos podría tener acceso el propio gobierno a través de un programa bautizado como PRISM. 

Tras el impacto mediático de esta información, portavoces de compañías como Apple se apresuraban para declarar sobre este asunto, su total desconocimiento sobre este programa, afirmando "no haber nunca escuchado nada sobre PRISM". En el caso de Google, la compañía emitía un comunicado asegurando en este caso, preocuparse por la seguridad de la información de sus usuarios, pero reconociendo a la vez el proporcionar a las propias autoridades, información que por ley les es obligado a suministrar pero que nada tiene que ver con la hipótesis de un control exhaustivo de sus datos por parte del gobierno. 

A pesar de que no existe una confirmación sobre la existencia de este programa, la Casa Blanca ha asegurado que este tipo de acciones son consideradas esenciales para luchar contra el terrorismo, disponiendo así de las herramientas necesarias para hacer frente a cualquier tipo de amenaza terrorista.

El programa PRISM permitiría a la propia NSA, considerada como la mayor agencia de vigilancia del mundo, disponer de acceso ilimitado a cualquier tipo de información o comunicación confidencial sin necesidad de solitud previa a los proveedores de Internet.

La polémica está servida y la sombra de la sospecha es ahora difícil de ocultar tanto en relación a las diferentes acciones de las agencias de los gobiernos en este sentido, como a la supuesta o hipotética participación de las propias empresas en este tipo de control de datos. 

En medio de la revolución tecnológica de los social media donde tan importante son los aspectos relacionados con la privacidad de los usuarios, para los más fanáticos de las teorías de la conspiración, esto es algo que las agencias secretas de los gobiernos llevarían realizando durante años. Dicho esto, ¿Son los gobiernos los nuevos espías 2.0? ¿Están a salvo nuestros datos y privacidad?