PuroMarketing

Hace unas semanas, cada vez que alguien me pasaba por Whatsapp algún link a alguna de las noticias un tanto locas que publicaba uno de los periódicos locales, me encontraba con problemas para abrirlas. Un mensaje me invitaba a loguearme como usuaria del servicio, algo que no solo no quería hacer sino que además solo me ocurría a mí en todas aquellas conversaciones.

El periódico en cuestión estaba implantando un muro de pago (ahora su existencia es mucho más visible en su web), algo por lo que quiere que sus consumidores pagan unos 5 euros al mes. Les da acceso a toda su hemeroteca como extra pero ¿querrán realmente sus consumidores pagar por lo que publican ahora mismo? ¿Estoy dispuesta a pagar por leer noticias alocadas y curiosas? Mi respuesta fue, en aquel momento, que no, para lo que eché mano del truco recurrente de leer las noticias de medios con paywall en modo espía y cruzar los dedos para que funcione.

Esa cabecera no es la única de su nicho de mercado que ha implantado paywall y que está intentando hacer que sus usuarios recurrentes paguen por acceder a las noticias. Lo cierto es que la idea se venía venir desde hace ya unos meses, porque una de las cuestiones recurrentes cuando se hablaba de medios en España era la de que las cabeceras de siempre iban a implantar paywalls en sus versiones online. Era la gran tendencia que se esperaba para el futuro inmediato.

La gran pregunta no era por tanto si eso iba a ocurrir sino más bien cómo iban a reaccionar los consumidores cuando eso pasase. ¿Están los internautas dispuestos a pagar por las noticias o van a dar el salto al modo espía y a trucos posibles para seguir viéndolas gratis (cuando no directamente echar mano de otro medio)?

Sí por contenidos, no tanto por noticias

Los consumidores están dispuestos a pagar contenidos, como han demostrado los buenos números de Spotify, Netflix, HBO y demás plataformas de streaming de contenidos. Eso sí, no están dispuestos a pagar por todos los contenidos que les ofrecen.

El mercado está empezando a saturarse de oferta (y no se quiere o no se puede pagar tanto) y los consumidores empiezan a ser selectivos con lo que pagan y con lo que no. Si los contenidos no son valiosos o interesantes, no van a pagar por ellos y pasarán a simplemente otra cosa. Los medios de información que empieza a implantar paywalls deberían, por tanto, preguntarse si sus contenidos son lo suficientemente valiosos como para que los consumidores estén dispuestos a pagar por ellos y también si han encontrado su hueco entre todo lo que ya se está pagando.

De entrada, y según las conclusiones de un estudio del Instituto Reuters, la mayoría de las personas no quiere pagar por las noticias que lee online. Esto es así ahora y lo ha sido en los últimos años. El análisis deja claro que el aumento de personas que están dispuestas a hacerlo en los últimos seis años ha sido mínimo y que incluso entre ellos empieza a haber una clara "fatiga de suscripción". Están hartos de que se les pida pagar desde tantos lugares diferentes y, en la elección de qué pagan y qué no, la música o el cine ganan frente a las noticias. Solo un 7% de los encuestados se quedó con las noticias cuando le preguntaron qué pagaría si solo pudiese pagar una cosa al año.

"No hay indicios de que la mayoría de la gente se disponga a pagar por las noticias online, aunque muchos reconocen que la información en Internet es a menudo abrumadora y confusa", explicaba Nic Newman, investigador asociado del Instituto Reuters. Y, aunque Newman reconoce que los medios con marcas reconocidas e importantes han logrado capturar ese mercado de pago, también añade que "el camino a seguir será más difícil para otros editores". De hecho, incluso en los medios de renombre lo que tiene tirón no siempre es lo esperado. El 40% de las nuevas suscripciones de The New York Times llega de sus servicios de cocina y crucigramas.

Estancado el pago en España

En España las cosas no son mucho mejores. En 2015, el número de lectores que pagaban por las noticias se posicionó sobre el 10%. Ahora, los datos del Digital News Report para España de Reuters señalan que ese sigue siendo el peso que tiene ese mercado.

El pago por noticias se ha estancado, a pesar de que justo ahora el volumen de contenidos que los medios online están cerrando bajo paywalls está aumentando. Muy pocos consumidores pagan por los contenidos y, aunque suelen leer muchos medios, solo están dispuestos a abrir la cartera por pocas cabeceras. "Los que pagan son unos pocos (10%) y la mayoría solo paga por un único medio (51%), de tal forma que el favorito se lo lleva prácticamente todo", explican en las conclusiones del estudio.

La mayoría simple de los internautas (51%) reconoce que se han encontrado con barreras de pago e invitaciones a la suscripción en su navegación, pero a pesar de ello no han decidido lanzarse a pagar por esos contenidos.