PuroMarketing

El último movimiento ha sido un acuerdo entre Facebook y News Corp en Australia para pagar por las noticias 

En los primeros momentos, cuando los gigantes de la red claudicaban ante la presión de los medios, solían hacerlo vía fondos de inversión y acciones para dinamizar el mercado. En estos tiempos, ya directamente se están cerrando acuerdos de pago. Es lo que acaba de ocurrir en Australia y es lo que apuntala la idea de que el cerco al pago de los gigantes como Google y Facebook a los medios digitales se está estrechando cada vez más.

Australia ha protagonizado en las últimas semanas un tira y afloja entre una propuesta de ley - que ya ha sido aprobada - y las reacciones de los gigantes de la red a lo que esta obligaba. Google amenazó con abandonar el país y dejar de dar servicio de búsquedas y Facebook llegó a hacer apagón de links. Los usuarios de la red social en el país no pudieron subir links a noticias de medios durante días, mientras el gigante se preparaba para no tener que asumir la carga que imponía la ley.

El proyecto de ley australiano quería que los grandes titanes tech tuviesen que pagar a los medios por los derechos de autor derivados de los contenidos que los usuarios y sus propios servicios subían a las plataformas (básicamente, se puede resumir en un pago por link), algo a lo que los gigantes en cuestión se negaban. La normativa salió, de todas todas, adelante.

Y ahora Facebook acaba de cerrar un acuerdo con News Corp, el gigante de los medios, al que pagará por sus contenidos en el país. En el acuerdo entran cabeceras estatales, locales y otras publicaciones que en el país publica News Corp (un gigante global con presencia en otros países). No se sabe cuándo pagará Facebook por esos contenidos, ya que, como recoge The New York Times, pocos detalles concretos sobre el acuerdo se han hecho públicos.

Desde fuera, el acuerdo no se ve, eso sí, como la gran salvación del periodismo que se visualiza desde dentro. Como explica al Times una experta australiana en comunicación, Tanya Notley, los acuerdos que han firmado desde Facebook en Australia con medios han sido con cabeceras conservadoras y afines al gobierno (antes de con News Corp, que se ha convertido en noticia por su peso global, Facebook había cerrado acuerdos con otros editores locales de noticias).

Al final, se puede deducir de su análisis, se crea una burbuja en el tipo de contenidos.

Una escalada de pagos

News Corp, ya fuera de Australia, cerró también un acuerdo con Google para el pago por contenidos hace unas semanas. A mediados de febrero, News Corp y Google anunciaron un acuerdo global "en noticias", por el que el gigante ofrecería contenidos a Google a cambio de pagos (tampoco identificados). El acuerdo durará tres años e incluye a cabeceras como The Wall Street Journal, Barron's, MarketWatch o The Times, que entrarán en Google News Showcase.

En general, tanto Facebook como Google han entrado en estos últimos meses en una carrera por llenar de inversiones millonarias y por cerrar acuerdos con los gigantes de los medios. Con estas inyecciones de capital quieren terminar la guerra a la que se encuentran sumidos con los medios, especialmente con los medios tradicionales - que siguen teniendo, no olvidemos, influencia en términos de poder político - y sus posiciones online.

Google ya había adelantado a finales de 2020 sus planes para realizar una inversión de 1.000 millones de dólares en medios vinculada a su servicio Google News Showcase. Facebook también planeaba elevadas inversiones para su Facebook News.

Sea como sea, lo que parece claro es que los tiempos en los que Google y Facebook no pagaban a los medios, como estos reclamaban, parecen tener los días contados.

De hecho, Facebook podría estar pensando en ampliar todavía más a quién paga y qué contenidos sostiene. Filtraciones de fuentes cercanas han apuntado a la prensa estadounidense que Facebook va a probar acuerdos de pago con escritores y periodistas (que no medios) para que publiquen contenidos directamente en su plataforma.

Los contenidos estarán integrados con las páginas y no tendrán costes para los usuarios de la red social. Sería una herramienta más para monetizar contenidos, o eso se vende, como lo son últimamente las newsletters.