PuroMarketing

Según un informe de la firma internacional de investigación de mercados YouGov, realizado para Stripe, un 59% de europeos está dispuesto a pagar por contenidos digitales, siendo las películas/televisión y la música los más populares, seguido de las noticias online. Esta tendencia es aún más importante entre la población de 18 a 34 años donde el 79% están dispuestos a pagar por contenidos digitales.

Las nuevas infraestructuras, el aumento del ancho de banda y la velocidad de Internet, así como la democratización de los pagos móviles o la economía de las API han hecho posible crear y consumir contenidos multimedia de mayor calidad por los que merece la pena pagar. La tendencia se ha acelerado con la pandemia donde casi una cuarta parte (23%) de los europeos ha consumido más contenidos online de pago. Esto es aún más prominente en las generaciones más jóvenes, donde el 43% de los europeos entre 18 y 24 años ha aumentado su consumo.

Así, se perciben también cambios en las preferencias del consumo del contenido de pago y, según datos del informe, casi la mitad de los europeos (47%) preferiría pagar por una única suscripción a los medios de comunicación que ofrezca acceso a varios sitios de noticias en lugar de tener varias suscripciones por separado. Por otro lado, la credibilidad de los creadores de contenido está al alza, sobre todo entre los más jóvenes. Según el informe, un tercio de la generación Z (33%) afirma preferir escuchar a creadores de contenidos en lugar de medios de comunicación convencionales.

La importancia de la economía de los creadores en el cambio de modelo económico

Una de las razones que está favoreciendo el pago por contenidos digitales es que los creadores pueden ser muy creativos a la hora de buscar maneras de monetizar sus trabajos. La publicidad ha sido la forma dominante de generar ingresos en los medios de comunicación online durante muchos años. Sin embargo, este modelo afecta al consumo de contenidos. Datos del informe muestran que casi la mitad (46%) de los europeos afirma que la cantidad de anuncios provoca que lean menos noticias online.

A diferencia de los tradicionales modelos económicos online, donde generalmente se cobraba por recibir un producto o servicio, las nuevas opciones de monetización de las plataformas hacen que los creadores puedan diversificar las maneras en que reciben pagos por su trabajo y no depender de una única vía de ingresos. Desde una suscripción a un canal, publicidad o márketing de afiliación, por ejemplo, estamos pasando a opciones como donaciones de los usuarios o recibir propinas como recientemente han integrado algunas redes sociales como Twitter.

"Durante mucho tiempo ha existido la creencia de que los usuarios no estaban dispuestos a pagar por los contenidos online y que la publicidad era la única forma de ganar dinero. Pero, la sofisticación en la tecnología de pagos unida a la tendencia hacia las suscripciones y otros modelos de monetización está demostrando que no era cierto. Se pensaba que el principal obstáculo era la demanda, y en realidad era la tecnología. Esto ha dado lugar a un nuevo escenario cada vez más dinámico en Internet, con diversos formatos y modelos de ingresos" comenta Borja Santos, responsable de Stripe para Iberia.

Las infraestructuras de pago, dinamizadores de la economía de los creadores

La gestión de pagos estuvo siempre en la mente de los arquitectos de Internet. La falta de una infraestructura de pago integrada fue una de las razones clave para el auge de la monetización de los anuncios y así, la publicidad se convirtió rápidamente en la forma más habitual de ganar dinero en Internet para todos los editores y creadores.

Con la democratización de los sistemas de gestión de pagos el contenido y su monetización supone una nueva oportunidad de negocio tanto para medios de comunicación como para creadores de contenido. Actualmente, más de 50 millones de personas en todo el mundo se consideran creadores de contenido, según Influencer Marketing Hub. De ellos, más de 2 millones son creadores profesionales y ganan lo suficiente con su pasión como para vivir de ello. Pero, hay más de 47 millones de personas creando y vendiendo su contenido de manera amateur y que están desarrollando una enorme oportunidad de negocio, lo que está modificando las vías de ingreso en la economía online.

Actualmente todas las plataformas están desarrollando nuevas vías para que los creadores moneticen su trabajo y con el apoyo de empresas de infraestructura financiera ofrecer el servicio de pago más adecuado para monetizar en función de las necesidades de cada usuario. Es precisamente esa flexibilidad en los pagos lo que hace que este modelo se haya consolidado como una importante fuente de ingresos para millones de creadores de contenido. El primer paso que necesitaban eran las plataformas en las que compartir sus conocimientos, el siguiente poder monetizar su trabajo.