PuroMarketing

Más allá de las opiniones personales, de valores éticos y morales, hemos sido testigos de como por primera vez, Los usuarios y consumidores han iniciado una auténtica revolución junto a las marcas.

Durante el día de ayer, muchos fueron los medios de comunicación que como el nuestro, se hicieron eco de la decisión de Campofrío, que tras la presión de los usuarios, anunciaba la retira de su publicidad en el programa televisivión de Telecinco, 'La Noria', tras la polémica generada por la entrevista realizada el pasado sábado a la madre de 'El Cuco', uno de los implicados en la desaparición de Marta del Castillo.

Tras la decisión del comunicado de Campofrío como consecuencia de la iniciativa puesta en marcha y promovida por Pablo Herreros a través de Actuable, otras marcas como Puleva, BayerNestlé se sumaban adhiriéndose así a dicha iniciativa.

En poco tiempo, este se convirtió en el tema del momento. Una noticia que adquiría rápidamente un efecto viral sobre el cual se iban sucediéndose acontecimientos y cada uno de los comunicados de las diferentes marcas ante las reacciones de miles de usuarios que a través de internet y las redes sociales mostraban de forma masiva y generalizada su apoyo a esta 'campaña de sensibilización'.

Tweets y reacciones

Twitter, aunque no el único, fue sin duda uno de los medios sociales más activos a través del cual se generaban miles de opiniones y reacciones de los usuarios y consumidores. Un hecho que no puede pasar desapercibido, pues sirvió sin duda para encender 'la mecha de una bomba que estaba a punto de explotar'.

La presión de los usuarios se extendía y masificaba entonces, en un grito dirigido a empresas y marcas que poco a poco iban sumándose a la causa con comunicados a través de los cuales manifestaban su adhesión a la decisión inicialmente tomada por Campofrío.

Sin duda estábamos ante un fenómeno sin precedentes donde 'usuarios y consumidores hacían uso del poder dado a través de los medios y redes sociales para ser escuchados'. Un acontecimiento que más allá del fondo de esta iniciativa, descubría y ponía de manifiesto el nuevo rol de los consumidores y el poder de convocatoria, comunicación e influencia de los medios y redes sociales.

La polémica

Sin embargo, este asunto no estuvo exento de la polémica, que alcanzó su momento más críticos tras varios de los mensajes y reacciones a través de Twitter del propio Jordi González, presentador del programa televisivo 'La Noria'.

"Estudiantes y aficionados al marketing: una empresa de embutidos ha visto la oportunidad de una campaña de imagen que le sale gratis. Y la ha aprovechado" o "Cuando a un imbécil le señalas la luna se fija en el dedo. Buenos días", fueron algunas de las perlas que nos dejó el presentador generando gran controversia y que se convirtieron en el objetivo de las más duras críticas por parte de los internautas.

Otro ejemplo más de como el uso inmedido de las redes sociales en ocasiones puede sin duda avivar un fuego que parece no querer apagarse. Y en estos casos, si no hay nada importante que decir, mejor no decir nada.

¿Interés y oportunismo?

Ciertamente, respetando la opinión del presentador, aun poniendo en cuestión sus formas y equivocado mensaje, debemos ser objetivos sin necesidad de colocar una venda en nuestros ojos. Y es que para muchos, esta cadena de acontecimientos podría desvelar cierto oportunismo, puesto que ante la posibilidad de pensar que probablemente la decisión inicial tomada por Campofrío pudiera atender a una respuesta estratégica para ganar notoriedad y reputación de marca, no es tampoco para nada una idea descabellada, de igual forma que la adhesion sucesiva de otras empresas y marcas a tomar dicha decisión se viera ejercida por la presión mediática y no por una cuestión real de valores establecidos. Prueba evidente: Campofrío entra en el top 10 de los Trending topics (España).

Aun así, nada de esto hubiera sido posible sin la 'voz unánime y colectiva' de los usuarios y consumidores que a través de este tipo de iniciativas, y con los medios y redes sociales como gran altavoz de su pensamiento global, han hecho posible que las marcas escuchen y actúen en consecuencia.

Tal y como señalaba el propio Pablo Herreros, "Gracias a internet, los ciudadanos podemos tener mucho más poder de persuasión sobre las marcas.” por lo que "Las empresas ya no pueden vivir de espaldas a lo que opinan sus clientes".

La conclusión es que tras lo acontecido, más allá de las opiniones personales, de valores éticos y morales, hemos sido testigos de como por primera vez, Los usuarios y consumidores han creado una auténtica revolución junto a las marcas.