Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager de @Ready4Social. Periodista...
PuroMarketing

Los empleados son la viva imagen de la empresa, la representan en todas sus acciones, tanto a nivel interno como en el exterior, y por su puesto en su ámbito privado. Las empresas tienen en casa a los mejores prescriptores de su marca, siempre y cuando sepan cuidarles y prestarles la atención que se merecen. Si los propios empleados no creen en su empresa ¿por qué han de hacerlo los clientes?

Según el estudio elaborado por Madison Performance Group, con un alto grado de implicación hacia la marca supone una importante ventaja competitiva. Los trabajadores cuyas empresas se preocupan por aplicar planes de incentivos, por reforzar su sentimiento de pertenencia hacia la marca y hacer que se sientan importantes para la corporación muestran una actitud positiva hacia la empresa que revierte en mayores beneficios, incluso en una época complicada a nivel económico. Aumentar el compromiso de los empleados hacia la marca equivale al incremento en un 12% del grado de satisfacción del cliente.

Un empleado altamente comprometido puede ser hasta un 38% más productivo. Estos trabajadores son más creativos, están más implicados y se constituyen en defensores a ultranza de su empresa. Se caracterizan por transmitir valores positivos a su entorno y desarrollar una actitud protectora hacia su empresa

Convertir a los empleados en embajadores de la marca debería ser una prioridad por parte de todos los CEOs y altos directivos de la empresa. Según el estudio, el 86% de los empleados motivados por su empresa confiesan sentirse felices en el trabajo; esta cifra contrasta con el escaso 11% de aquellos trabajadores cuya empresa no se preocupa por ellos, donde además, la tasa de enfermedad en la empresa se triplica respecto a los asalariados de las otras empresas.

El 67% de los trabajadores comprometidos se definen como defensores activos de la marca; 3 de cada 4 dice conocer las necesidades de los clientes y se muestra dispuesto a recomendar los productos de la empresa

Atrás quedó la época en la que un trabajador no era más que un ser anónimo, un número a engrosar una lista de masa obrera. Ya en la década de los 80 William Ouchi propuso una nueva forma de administración y prácticas directivas, tanto en la denominada teoría Z, como en su segundo libro “El management de forma de una sociedad” donde la clave para una mayor productividad está en implicar a los trabajadores en el proceso.

¿Se sienten tus trabajadores identificados con la empresa? ¿La gestión de los recursos humanos se ha adaptado a los nuevos tiempos, o sigue anclada en la revolución industrial?

Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager de @Ready4Social. Periodista...