PuroMarketing

La llegada de Marissa Mayer a Yahoo está suponiendo un auténtico revulsivo para la compañía, pero no únicamente en cuanto a productos y tecnologías, sino también en lo que a maneras de trabajar. The New York Tomes se hacía eco ayer de un movimiento que ha sorprendido a todos. De un plumazo, Yahoo ha derogado sus prácticas de teletrabajo y ha ordenado a todos sus empleados que vuelvan a trabajar desde la sede de la empresa.

Un memorándum interno explicando el cambio en la política de recursos humanos de la empresa, explica que la interacción cara a cara entre los empleados favorece una cultura más colaborativa.

Esta decisión, muy en la línea de la línea de trabajo de Google, se une a otras iniciativas que Mayer ha puesto en práctica en Yahoo desde su incorporación el pasado año, como almuerzos sin coste o Smartphone para cada empleado, tal y como se hace en la empresa de Mountain View.

En sus esfuerzos por recuperar protagonismo en el mercado, Yahoo está enfrentándose a uno de los mayores dilemas actuales en el mundo empresarial, como es el lugar de trabajo. Trabajar desde casa, y otro tipo de medidas de flexibilización, ¿conduce a una mayor productividad o inhibe la innovación y la colaboración? Muchas de las grandes compañías de todo el mundo están analizando este tipo de medidas como elementos que les permiten competir en la atracción y en la retención de los mejores empleados.

Muchas compañías temen la opción de permitir trabajar desde casa pues sienten que pierden el control. Por otro lado, muchos empleados, sobre todo los más jóvenes, esperan ser capaces de organizarse y trabajar desde sus domicilios.

La tendencia actual en el mundo de la empresa se inclina hacia una mayor flexibilidad, apoyada en estudios que afirman que el trabajo desde casa es más productivo. Pero también es menos innovador, como comenta John Sullivan, profesor de gestión en la Universidad estatal de San Francisco y que dirige una consultora en recursos humanos.

“Si quieres innovación necesitas interacción. Pero si quieres productividad, entonces puedes trabajar desde casa”, ha comentado al NYT.

La decisión de Yahoo, como no podía ser de otra forma, ha creado toda una tormenta de críticas de los partidarios de la flexibilidad en el puesto de trabajo, que la han tildado de retrógrada, sobre todo hacia aquellos que deben atender a niños pequeños o a personas mayores. De hecho esperaban que Mayer, que se convirtió en CEO de Yahoo con 37 y mientras estaba embarazada de su primer hijo, habría jugado un papel más activo en la conciliación laboral.

De acuerdo con las estadísticas laborales de los EE.UU., cerca del 24% de los norteamericanos trabajan desde casa, al menos una parte de su tiempo. Durante 2012, un 63% de las empresas de ese país afirmaron contar con políticas flexibles para permitir el teletrabajo, un notable crecimiento frente al 34% de 2005.

El desarrollo de las tecnologías de comunicación y colaboración, desde el video chat a la mensajería instantánea han permitido a muchos empleados el poder trabajar desde sus domicilios. Ahora, muchas compañías tecnológicas están desandando el camino, que ellas mismas han favorecido con sus desarrollos, y promueven la vuelta a la oficina como medio de mejorar la innovación.