PuroMarketing

Los empleados pueden actuar como los mejores embajadores de la marca. Nadie conoce la actividad que en la organización tiene lugar, ni puede sentirse más vinculado y comprometido con una una empresa que sus empleados.

Sin duda, constituyen la parte más humana de la organización, y por ello están en disposición de transmitir sus valores, experiencias y personalidad como ningún otro portavoz. De ahí la conveniencia de convertir al personal interno de la empresa en su cabeza visible, su viva imagen.

En la actualidad, las marcas dedican buena parte de sus esfuerzos en los Social Media por conseguir el favor de los clientes, actuando para ello en nombre propio, o recurriendo a influencers para difundan en su entorno las bondades de la marca. Sin embargo, tienen ante sí a los mejores brand advocates, y muchas no se han parado a mirarlos: hablamos de su propio personal. Afortunadamente ya existen empresas que son conscientes de las ventajas de contar con el apoyo de los suyos, y han comenzado a aprovecharlas en beneficio de la marca. Mastercard es un buen ejemplo de ello. Según recoge Digiday, se ha propuesto convertir a sus más de 7.500 empleados en auténticos brand advocates, confiriéndoles voz y voto para hablar  a través de los canales sociales en nombre de la empresa para la que trabajan.

Ciertamente, conferir este poder a los empleados conlleva un gran riesgo, aunque, de otra parte, conviene ser conscientes de que los empleados ya utilizan las redes sociales en su día a día, por lo que no se puede poner puertas al campo, y es mejor aprovechar esta actividad social en beneficio de la marca. Todo ello, cómo no, previa concienciación sobre la importancia de su actividad 2.0, mediante la elaboración de una normativa interna, y un adecuado plan de formación.

Se trata de un ambicioso proyecto a gran escala, que implica una importante inversión y grandes dosis de coordinación, pero cuyos resultados pueden beneficiar enormemente a la marca y supondrán un antes y un después, tanto en la estrategia de Social Media de la empresa, como en las relaciones a nivel interno entre los distintos miembros de la organización.

Para conseguir el éxito en esta contienda, es condición indispensable contar con empleados satisfechos con la empresa, y plenamente comprometidos con su organización. Según el estudio publicado en julio por Madison Performance Group, el 67% de los trabajadores comprometidos son defensores activos de la marca, dicen conocer las necesidades de los clientes y se muestran dispuestos a recomendar los productos de la empresa. Por tanto, es importante velar por la satisfacción del personal interno, para a partir de ahí aprovechar su actitud positiva hacia la empresa para que se impliquen en la evangelización de los clientes.