PuroMarketing

La marca automovilística alemana BMW firmó un contrato de patrocinio con el Comité Organizador de Londres 2012 (LOCOG) mediante el cual facilitará los coches oficiales durante la disputa de los Juegos Olímpicos.

El acuerdo, valorado en 30 millones de libras (unos 34 millones de euros), permitirá a la compañía alemana suministrar 4.000 vehículos para el transporte de los atletas, funcionarios y medios de comunicación durante los Juegos Olímpicos y los Paralímpicos.

"En términos operativos, un acuerdo con una empresa automovilística es vital para cualquier comité organizador y por eso me siento muy contento de que BMW esté a bordo", señaló en un comunicado el presidente del LOCOG, Sebastian Coe.

Para el mandatario del comité, BMW comparte la misma visión de la celebración de unos Juegos sostenibles y será "un socio valioso". "En el plano comercial, la firma con otro socio de nivel en este entorno desafiante es un logro fantástico, que va a mostrar el poder de inspiración de los Juegos Olímpicos y Juegos Paralímpicos", añadió.

Por parte de la compañía de automóviles, el miembro del Consejo de Administración de BMW AG, responsable de ventas y marketing, Ian Robertson, destacó que la sostenibilidad es "un pilar fundamental" en su negocio que está presente en todos los aspectos de sus operaciones.

"Hemos sido nombrados por el Dow Jones Sustainability Index como la empresa de automoción más sostenible por quinto año consecutivo", explicó Robertson y añadió que BMW tiene afinidad natural con Londres 2012, y compromiso con las bajas emisiones de carbono y la vida sana.

Gracias al acuerdo con BMW, Londres 2012 aspira a convertirse en los Juegos Olímpicos más verdes que se hayan organizado hasta la fecha.

Otros de los socios patrocinadores de primer nivel para Londres 2012 son Adidas, BP, British Airways, BT, EDF y Lloyds TSB. Así como, Cadbury y Thomas Cook, de segundo nivel.

El LOCOG ha logrado atraer a los patrocinadores principales a pesar del clima económico difícil, aunque la Autoridad Olímpica de Infraestructuras (ODA), responsable para la construcción de las sedes, ha tenido problemas para financiar algunos de los proyectos y ha requerido de fondos públicos adicionales.